“El yoga es un camino para todos”

475

El camino para encontrarme con Daniela Dubois, profesora de Yoga de nuestra ciudad, es el mismo que recorro hace más de un año para dirigirme al espacio donde silencio mi mente y escucho a mi cuerpo y a mi espíritu. Al llegar, lo encontré igual que siempre: cálido y perfumado a palo santo, pero esta vez no iba a encontrar mi calma semanal, sino que estaba ahí para descubrir todas las formas que puede tomar el yoga hacia el camino a la iluminación.

¿Cuál es el origen del yoga y cómo es la práctica?

Se dice que el yoga nace en la India. No es fácil datar cuando, porque no hay un registro escrito. Sin embargo, se encontró una figura de una persona en postura de meditación tallada en piedra en el 10.000 AC, es la única registrada, después todas las demás se han ido pasando de maestro a discípulo. A occidente llegó con más fuerza en los 70´con la revolución cultural de los hippies, del mayo francés. Empieza a haber una apertura, una búsqueda de conciencia y muchos maestros llegan a expandir esta práctica.

Lo primero que nos imaginamos son personas haciendo posturas o meditando, pero es algo mucho más profundo. Significa unión porque busca fusionar este ser individual que somos con el ser universal que todo lo abarca. Más allá del bienestar físico, es algo trascendental. Muchos vienen a esta práctica porque se lo recomendó el médico, pero al poco tiempo se dan cuenta que les hace bien.

El yoga como camino tiene diferentes vertientes: gñana yoga, que es de tipo intelectual y estudia las escrituras. El Karma yoga, acción de ayudar desinteresadamente a los demás. El Bhakti yoga como una manera de llegar a la unión con el ser a través de la devoción a una figura. El raya (real) yoga es una práctica de 8 pasos que también es conocida como Ashtanga yoga que incluye al Hatha yoga, la parte de las posturas. También implica conceptos morales, conocidos como yamas( de abstención) y niyamas (objetivos a cumplir). Algunos ejemplos son: Satya, que quiere decir verdad, y se basa en no mentir, ni a uno mismo, ni al otro. Ahimsa que es la no violencia con las personas, los animales y las plantas. Aparigraha es no codiciar y tiene que ver con el desear más de lo que tenemos. Si uno desea trascender, por muchas posturas o meditación que haga, si está ansiando tener cada vez más, está apegado a este mundo material.

El Hatha Yoga es lo que armoniza nuestros canales energéticos a través de distintas prácticas. Hatha es sol y luna, entonces es unir y armonizar nuestras partes solares (activas) y lunares (pasivas). Así, se activan puntos energéticos específicos que son  nuestros chakras, toda la práctica está sostenida por una teoría energética. Explica  que todos los seres tenemos más de 100 en el cuerpo, que son estimulados y alineados por esas posturas.

¿Cualquiera puede practicar yoga?

Sí, es un camino para todos. El hatha yoga se adapta a distintos momentos de la vida. Los niños tienen más energía, entonces está más relacionado a lo lúdico y creativo, las posturas se explican a través de cuentos. Para las mujeres embarazadas hay un montón de técnicas útiles a la hora de tener un parto más feliz, para relajar partes del cuerpo, saber pujar y fortalecer el piso pélvico. Hay un yoga de la tercera edad para cuando hay menos energía, para que las personas mayores puedan también disfrutar y no sobre esforzarse. También hay un yoga terapéutico para dolencias específicas.

 

¿Cuáles son los beneficios para el cuerpo que brinda el yoga?

Para la hipertensión, por ejemplo, tanto en el momento de las respiraciones, como en la meditación, el sistema nervioso se calma, suelen bajar las pulsaciones y muchas de las técnicas que se aprenden en las clases pueden practicarlas en su casa. Para los deportistas que tienen altos niveles de estrés también sirve, para las personas con contracturas ayuda a aflojar. Al sistema óseo y a la alineación del cuerpo también le resulta beneficioso. Al tiempo, se nota que se tiene una mejor postura, que duele menos el cuerpo y que se descansa mejor. Además, estimula el sistema endócrino, porque ayuda a regular lo hormonal. En la relajación se generan vibraciones que ayudan a armonizarnos. Todo nuestro cuerpo es beneficiado, inclusive lo emocional porque es un momento donde uno puede estar consigo mismo y poder soltar sentimientos o descubrir cosas que están tapadas a veces.

Comentarios facebook