Mauro Villanova: “Hubo un montón de cambios en algunos chicos, empezaron a reír y a vivir de otra manera”

En 2019 la voz de Mauro Villanova llegó al Honorable Concejo Deliberante, donde presentó un centro de tratamiento ambulatorio para el consumo problemático. Desde aquel momento, Mauro trabaja para ayudar a quienes están atravesando esta situación tan difícil. Años atrás, la vida de Mauro tocó fondo a causa de las adicciones, llevándolo a vivir en las peores condiciones. El camino hacia la recuperación no fue nada fácil, pero pudo salir adelante y hoy es quien está a cargo del acompañamiento ambulatorio que se da todas las semanas en el CIC del barrio Bicentenario.

Los vecinos que asisten semanalmente prefieren definir al espacio como su segunda familia, ya que son quienes están para acompañar y tender una mano en los peores momentos. “El ambulatorio funciona los lunes, miércoles y sábados, son grupos terapéuticos y está dirigido a personas que crean tener algún tipo de problema con drogas, alcohol o juego”, afirma Mauro.

Sobre la metodología que utilizan, Mauro cuenta: “trabajamos con el programa Minnesota de 12 pasos, creemos en la ayuda de un adicto a otro, más allá de que yo hice el curso de consejero en adicciones y de acompañante terapéutico, sabemos que quien mejor puede entender a un adicto es otro adicto”.

Mauro asegura que gracias al espacio, pudo ver los cambios que se generaron en la vida de los vecinos que forman parte del ambulatorio. “La verdad es que hubo un montón de cambios en algunos chicos, venían con muy pocas ganas de vivir, de seguir adelante, estaban muy angustiados y tristes, conviviendo con sentimientos de soledad y lo bueno de esto es que pudieron aprender a vivir de otra manera, se empezaron a reír, aprendieron a divertirse sanamente sin tener que estar consumiendo”, asegura.

Explica que gracias a la contención del grupo, son varios quienes logran salir adelante y “ser felices, porque el cambio que generamos es ese, que encuentren el camino de poder empezar a vivir un poco mejor, tomar decisiones más sanas y encontrar una estabilidad emocional que consumiendo no tenían”.

Mauro también brinda un espacio para trabajar con los familiares de quienes asisten al taller
Comentarios facebook