Municipio en deuda: con el orgullo no alcanza

Hoy se festeja el Día Internacional del Orgullo LGBTIQ, un festejo que celebra la diversidad y las distintas formas de amar pero que también se encarga de visibilizar  la violencia que sufre el colectivo. Este año, por primera vez en el país, se celebra la fecha con un Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad a nivel nacional y provincial. Sin embargo a nivel local, el municipio de San Andrés de Giles parece no haber encontrado aún una línea de trabajo para hacer efectivas las políticas públicas orientadas para la comunidad LGBTIQ

En San Andrés de Giles hace años que los movimientos feministas y de diversidad exigen políticas públicas que estén a la altura. La mayor demanda desde la comunidad LGBTIQ es el cumplimiento de la ley del cupo laboral trans. A pesar de haber sido aprobada por unanimidad en el Concejo Deliberante el año pasado, ésta sigue sin aplicarse. Son varias las mujeres trans de nuestra ciudad que son empujadas a la prostitución por no poder conseguir un trabajo digno.

Otra de las demandas de las organizaciones feministas y de diversidad es la participación en la Mesa Local de Prevención de Violencia. Por ley deberían estar incluidas distintas representantes de cada organización pero esto a pesar de diferentes reclamos, nunca sucedió.

El año pasado se inauguró el área de género y diversidad local a cargo de Fernanda Morales. Sin embargo, según los dichos de Federico Civerra, referente de la comunidad LGBTIQ local, “nunca se habló de cumplir la ley del cupo laboral trans” y lo único que hacen actualmente es darle “una bolsa de mercadería”.

En una nota reciente, Civerra señala que el acceso a la salud también es complicado en nuestra ciudad, ya que no existe atención médica en un horario accesible para las mujeres trans que se prostituyen. En Chivilcoy, por ejemplo hace años que funciona el Consultorio Amigable, un médico clínico especializado en género trabaja varios días en turnos nocturnos para que puedan asistir todes. En Giles, Civerra afirma que es imposible que las mujeres trans puedan acercarse temprano: “El horario propuesto era a las 8 de la mañana y las chicas a esa hora vuelven de la ruta y no van a ir a exponerse al CIC”.

La aplicación de políticas para la diversidad no será efectiva hasta que el colectivo sea escuchado de verdad. La voluntad política de incluirles sigue brillando por su ausencia. Inaugurar un área de género  y diversidad poco importa si a los ojos de las autoridades el colectivo LGBTIQ sigue siendo invisible.

Comentarios facebook