La sequía preocupa al agro

Sequía.

Por Felipe Sosa


El 2018 comenzó con similares situaciones a las de 2017 en materia climática: altas temperaturas, escases de lluvias e incendios en algunos distritos, como Mendoza y La Pampa. Todo este panorama complica el desarrollo de la actividad agropecuaria.

En lo que respecta a la marcha de la campaña agrícola, datos de la Bolsa de
Comercio de Rosario (BCR) muestran que la Provincia de Buenos Aires es la
zona más complicada por los efectos del fenómeno La Niña de moderada
intensidad.

La falta de lluvias más severa se concentra en los distritos bonaerenses de Saladillo, 9 de Julio y Alberti, donde solamente llovió el 30% de lo que indican las
precipitaciones medias de esa región, es decir, unos 70 mm entre noviembre y diciembre.

Según el informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, las tareas de siembra están demoradas por la falta de humedad en los suelos en las regiones del NOA y NEA.

El reporte señala que más de 1,7 millones de hectáreas se encuentran a la espera de lluvias que repongan humedad en esa zona. Por esta situación y de acuerdo con los cálculos de la bolsa de cereales porteña, podrían quedar sin sembrar entre 80.000 y 120.000 hectáreas de soja.

La situación en Giles

Nuestra localidad tuvo mejor suerte en cuanto a los milímetros de lluvia caídos en las últimas semanas que permitieron que la siembra siga con su rumbo normal, aunque igualmente los productores agropecuarios están esperando que caiga un poco más de agua.

El ingeniero agrónomo local Mariano Freggiaro aseguró a Infociudad que “la condición después de las últimas lluvias mejoró; se retrasó un poco la siembra de soja de segunda y de maíz tardío, pero nada más, estamos bien”. El problema, sostuvo, está más en el lado de Navarro, Chivilcoy y 25 de Mayo, toda esa medialuna más hacía el Oeste, adonde en noviembre y diciembre llovieron sólo 30mm., en tanto que acá llovieron más de 100mm

Lo que sí hubo en Giles durante las últimas semanas fueron varias salidas de los Bomberos Voluntarios a apagar incendios en campos. Freggiaro expresó que “al estar los rastrojos de trigo, que todavía no se sembró mucho, cualquier vidrio, o fuego mal apagado, o cigarrillos o alguna máquina puede producir un incendio de campo y/o de pastizales; es un riesgo de esta época”.

Comentarios facebook