Vacuna-gate: renuncian las concejalas vacunadas

Esta mañana la presidenta del Concejo Deliberante Laura Branchini y la Concejal Mariana Cané presentaron su renuncia. Ambas quedaron en el centro de la polémica luego de recibir la vacuna Sputnik V de forma irregular. El vacuna-gate (como lo bautizó este medio) suma un nuevo capítulo.

La semana pasada se conoció que más de 15 vecinos fueron vacunados sin pertenecer al personal de salud y al menos 6 vacunas habrían sido descartadas en el Hospital San Andrés. El municipio ya inició el sumario que podría traer sanciones a enfermeros, la coordinadora del vacunatorio Sandra Cabral, directores y hasta al secretario de Salud Fernando Romero.

Luego de la salida de estas dos concejales, se reconfigura el Honorable Concejo Deliberante. Como presidente momentáneamente quedará Bautista Castaños y como reemplazo de las ediles podrían entrar quienes siguen en la lista de candidatos 2019: Cristian Punte o los suplentes Vanesa Karina Kenny, Pablo  Alfredo Piriz, Daiana Leguizamon, Ariel Marcelo Ramos.

Esta mañana, a través de la prensa del HCD, se difundieron dos comunicados en los que explican los motivos de su salida y vuelven a pedirle disculpas a la comunidad.

Por primera vez Laura Branchini da su versión de los hechos públicamente y explica cómo fue su vacunación: “Como ya expresé a mis compañeros de bloque, fui llamada porque una persona no respondía el llamado del vacunatorio. Me encontraba trabajando en la calle, como lo hago a diario, haciendo lo que sé hacer, y lo que seguiré haciendo, porque siempre entendí que mi función era mucho más que estar presente en el Honorable Concejo Deliberante”.

Branchini también se refirió al uso político que hicieron los concejales de Juntos por el Cambio: “lamento que algunas mujeres y hombres de la política local hayan aprovechado esta situación sin medir consecuencias personales ni humanas, difundiendo en medios nacionales una historia que no fue tal. Antes de escuchar mi versión en el ámbito que compartimos ya existían comunicados repudiando una acción que desconocían”.

“Aquellos que aún no me conocen, quizás duden de la transparencia y legalidad de mi vacunación, a todos ellos quiero pedirles disculpas, no pensé el daño que podía ocasionar, y ese fue mi error. Confíe en el criterio de las y los profesionales, y lo seguiré haciendo, pues son ellos los que a diario ponen el cuerpo”, concluye en su comunicado.

Por su parte Mariana Cané expresó en otro comunicado que “dar un paso al costado es la mejor manera de despejar toda duda respecto a la campaña de vacunación que se aproxima”. Además de pedir disculpas, explicó que “en ningún modo se trató de un acto de abuso de poder y que no obré, bajo ninguna circunstancia, de mala fe”.

Al igual que Branchini, Cané señaló el accionar de la oposición: “Quiero pedir disculpas como ya lo hice oportunamente a toda la comunidad por el error cometido que desató un sinfín de presunciones, algunas malintencionadas y seguramente en busca de una ventaja política, que están muy alejadas de la realidad”.

Se dirigió a todos los amigos y vecinos que la acompañaron: “quiero agradecerles las palabras de aliento que recibí en estos días tan difíciles, muy pronto escucharán lo que tenía para decir y sé que no faltará oportunidad de hacerlo públicamente”.

Comentarios facebook