HCD: se aprobó la creación de un consultorio amigable por unanimidad

Hoy el HCD de nuestra ciudad dio un paso histórico en el reconocimiento de los derechos de las personas trans. Por unanimidad, se aprobó el proyecto de ordenanza que crea un “consultorio amigable” para que puedan asistir lxs vecinxs del colectivo LGBTIQ+ y garantizarles su derecho a la salud.

La ordenanza plantea la inauguración de un consultorio que funcione en horario vespertino, con profesionales de la salud que sean respetuosos de las características y necesidades particulares de las personas trans de nuestra ciudad. De esta manera, se garantizará el acceso a la salud sin prejuicios ni discriminación.

Lamentablemente, muchas personas trans no consiguen trabajo y se ven empujadas a la prostitución como única alternativa para sostenerse económicamente y sobrevivir. Sus rutinas y horarios no son los mismos que en trabajos tradicionales. Por este motivo, la importancia de garantizarles un horario de atención médica a contraturno.

Laura Branchini, concejal del Frente de Todos y Presidenta del HCD, explicó durante la sesión que esta medida tiene como objetivo “incluir a la diversidad sexual dentro del sistema de salud”. “Las personas trans han padecido discriminación toda su vida, temen ser objetos de burlas y malos tratos, los equipos de salud no se sienten preparados”, aseguró y agregó que esta ordenanza “se trata de un reordenamiento de los recursos existentes, centrado en las necesidades específicas de esta población, e invita al equipo de salud a capacitarse en estos temas”.

Las personas que forman parte del colectivo LGBTIQ+ quedan fuera del sistema de salud ya que muchas veces no se respeta su nombre y su identidad. Sus problemas de salud se relacionan con los procesos de hormonización y con la inyección de aceite de avión en sus pechos, que por su bajo costo reemplaza la operación de prótesis mamarias pero pone en grave riesgo su salud y su vida.

Branchini recordó a Jorgelina Galván, mujer trans de nuestra ciudad que se suicidó luego de una vida llena de discriminación. “Esta ordenanza es un acto de amor y visibilización, para que no volvamos a perder a otra Jorgelina, para que no sientan que nadie los quiere ver. Esta ordenanza viene a decirles que sabemos que están ahí, que los reconocemos y que le debemos mucho”.

Además, en homenaje a la vecina que padeció tanto maltrato, se decidió que el consultorio lleve su nombre. Ahora solo falta que el Intendente se comprometa con los derechos de las personas trans y ponga en funcionamiento el consultorio que se aprobó por todos los concejales.

Comentarios facebook