El HCD aprobó multar las violaciones del protocolo sanitario

El proyecto enviado desde el municipio, había sido tratado en la sesión legislativa pasada. Sin embargo, no fue votado ya que la oposición pidió que pase a la Comisión de Presupuesto, Hacienda y Cuentas, para ser analizado y enriquecido.

Finalmente, pese al rechazo del bloque opositor, la propuesta fue aprobada gracias a la mayoría parlamentaria con la que cuenta el oficialismo local.

Antes de la votación, la concejal Moretti sostuvo: “Esto no es un proyecto que tenga fines recaudatorios. Es un proyecto que busca, brindarnos un marco de protección, en un camino que es el de la rehabilitación de las actividades y las aperturas que estamos viendo“. 

Del lado de Juntos por el Cambio, la concejal Mercedes Condesse, expresó que la propuesta del ejecutivo local “pretende multar lo que una persona hace hasta en su casa, en su esfera íntima“. Luego, se preguntó: “Esto que se está pretendiendo hacer ¿Se ajusta a derecho? ¿A la realidad? ¿Al contexto?” Y prosiguió: “¿Puede el estado municipal hacer un control eficaz y una aplicación eficaz de las multas? Sinceramente, nosotros humildemente, entendemos que las respuestas a todas estas preguntas es no“. 

Por otro lado, la presidenta del bloque opositor declaró: “Esto no implica estar a favor de las reuniones sociales sin cuidado“. Además opinó que “la solución no es empujar a que los vecinos se denuncien entre ellos, que se fomente el odio, las diferencias“.

Para finalizar, expuso: “Entendemos que la salida de la pandemia es con responsabilidad colectiva e individual, y no con un estado autoritario y policíaco“.

La ordenanza

Prevé multas para personas, comercios y empresas que incumplan con las medidas sanitarias. Además, aclara que lo recaudado “será destinado a paliar las necesidades emergentes del Covid – 19, y al financiamiento de los programas de salud que se lleven a cabo en el hospital San Andrés“.

Los castigos por no cumplir con los requerimientos adecuados en lugares públicos, implican la imposición de un pago que puede ir de los 2 mil a los 20 mil pesos. En el caso de que esto ocurra en establecimientos comerciales, religiosos o sociales, las multas tienen un piso de 5 mil pesos, y un techo de 50 mil. Esto sería acompañado de clausuras que pueden llegar a los 180 días como máximo.

Distinto será el castigo para las reuniones sociales clandestinas como fiestas o eventos, en las que se aplicarán penas que rondan entre los 5 mil y los 100 mil pesos. En el caso de los bares y restaurantes, la multa mínima será de 10 mil.

La ordenanza también se propone castigar el ingreso injustificado de turistas a nuestra ciudad, no sólo imponiendo castigos pecunarios, sino también, secuestrando vehículos en el caso de que se considere apropiado.

Comentarios facebook