“La calle no es un hogar para ningún animal”

Huellas Responsables, es una asociación local que se preocupa por instalar una máxima en la mente de los vecinos: Las mascotas no son juguetes ni herramientras de trabajo.

En este sentido, es que desde hace años realizan campañas de adopción y castración, para tratar de reducir el número de animales abandonados, un problema que cualquier vecino puede constatar al salir a la calle. Es imposible recorrer la ciudad sin cruzarse algún perro.

Ante la cuarentena, lejos de frenar la actividad, Huellas Responsables sigue trabajando mediante las redes sociales. Gabriela Arévalo, integrante de la asociación, explica: “Las redes nos han servido justamente para tender redes. Hemos sumado colaboradores como los hogares de tránsito y se ha acercado gente que ayuda como puede“. Los hogares de tránsito son casas que alojan perros hasta que se les consigue un adoptante. “Nuestra idea es fomentar esto porque la calle no es un hogar para ningún animal” agregó.

La responsabilidad

Muchos de los perros que merodean por los barrios, tienen dueños, pero ellos los dejan salir sin control. “El problema es que cuando pasa algo, nadie quiere hacerse cargo” detalló la voluntaria Ana Croci, a la que se le suma Bárbara Morra declarando: “Por eso este año estamos empezando a contabilizar todas esas situaciones. No sólo  el número de perros, sino también las castraciones, para poder visibilizar mejor cuál es la situación de Giles“.

La base de la problemática en cuanto a los perros callejeros, tiene que ver con la responsabilidad de los dueños: “Cuando se adopta una mascota, no se adopta un juguete. Tenés que pensar en que lo vas a tener que vacunar, que lo vas a tener que castrar y que eso te va a generar un gasto” sentenció Ana.

Además, Cristina Baldevenitez, también voluntaria de Huellas Responsables, opinó: “En realidad, más que sus dueños, somos su familia, sus tutores. Por eso, como integrante de la familia, las mascotas merecen su tiempo, su espacio“.

Esto último cobra vital importancia en las vísperas del día del niño, ya que muchas veces los animales se regalan sin tener en cuenta las condiciones que se les puede brindar. La concepción que equipara los animales con los juguetes es, quizás, la principal culpable de que la mayoría de los perros abandonados o donados, ronden el año de edad, momento en el que crecen y se vuelven más inquietos.

Para poder colaborar con Huellas Responsables, postularse como hogar de tránsito, o adoptar una mascota, hay que comunicarse a través de las redes sociales:

  • Facebook: Huellas Responsables Sag
  • Instagram: Huellasresponsables.sag

 

Comentarios facebook