“Fue un orgullo que Juan Carlos Calabró me eligiera”

Un día como hoy, pero en 1950, se creaba la Sociedad Argentina de Locutores, por lo que el 3 de julio quedó instaurado como el día del locutor. En el marco de esta efeméride, charlamos con Luis María Ruiz, vecino gilense que trabajó como locutor y productor de Telefé Noticias, Juan Carlos Calabró y Fernando Bravo.

IC: ¿Por qué elegiste ser locutor?

LMR: Yo nací con Radio Vall que era la única radio que habia en Giles, perteneciente a la familia Valli. Era amigo de Rubén y Hector, hijos de Tito, dueño de la emisora. En ese momento estaba la propagadora, que eran bocinas que había en todo San Andrés de Giles, en las que se emitía una especie de radio. También salíamos con la camioneta con parlantes, a hacer publicidad de unas casas de comercio del pueblo. Ellos me pedían a mí que haga la locución, mientras Rubén manejaba. Ahí nació mi inquietud artística, y cuando terminé el secundario estudié locución. También estudié actuación con Alfredo Alcón.

IC: ¿Cómo entraste al mundo televisivo?

LMR: Gracias a algunos contactos, y después de tocar muchas puertas, pude empezar a trabajar en Canal 13. Me llevó mucho esfuerzo poder entrar a trabajar ahí.

IC: ¿Tuviste que trabajar mucho para lograrlo?

LMR: Sí. Yo siempre digo que en mi vida todo me llevó mucho esfuerzo y estoy orgulloso de eso. Por ejemplo, intenté entrar a ISER 4 años seguidos y siempre me bocharon. Recién cuando fui por quinta vez me tomaron. Años después terminaría siendo subdirector del instituto. (Nota del editor: El Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica (ISER) es una institución pública que trabaja con cupos limitados. Esto hace que miles de interesados queden afuera de la inscripción).

IC: Todos te conocen por tus trabajos en televisión, pero también trabajaste en radio ¿No?

LMR: Sí, por ejemplo en FM Horizontes, que era la principal competidora de Aspen. Llegué a ser Gerente General de la radio.

IC: Cuando estabas en Canal 13 te tocó participar de un programa histórico como fue Calabromas ¿Qué recordás de aquella época?

LMR: Fue en 1984, cuando yo trabajaba como asistente de producción. Juan Carlos Calabró era un gran tipo y tenía una muy buena relación conmigo. El veía que yo tenía condiciones, entonces me permitió grabar la frase “Seguimos haciendo Calabromas”, que sonaba antes de ir al corte comercial. Para mí fue un orgullo que me eligiera para hacer eso, sobre todo porque fue algo que quedó para siempre.

IC: El oficio de la locución es muy particular, porque la voz puede llegar a ser reconocida por todos y ser muy popular, pero el rostro del que habla, está oculto. ¿La imaginación del oyente juega un rol muy importante no?

LMR: Totalmente, porque a veces uno, al escuchar la voz, puede imaginar algo que después no es real. A mí por ejemplo se me conocía por una frase que usaba en el noticiero de Telefé: “En instantes, en Telefé Noticias”. Cuando iba a Giles, mis amigos me pedían que le repita el latiguillo a sus hijos, que siempre quedaban impresionados, porque no sabían que era yo el que estaba atrás del micrófono.

IC: ¿Qué consejo le podrías dar a quienes están interesados en dedicarse a este oficio?

LMR: Yo he sido profesor y a mis alumnos siempre les he dicho que no es fácil poder vivir de esto. Si no tenés el “bichito” en el estómago por  dedicarte a la comunicación hacia los demás, no es lo tuyo. Ahora, si en cambio sí lo tenes, cuando termines de estudiar, no vas a tener abiertas las puertas de canales y radios. Vas a tener que luchar bastante, como lo hice yo. Se hace muy importante tener capacidad, como así también poder hacer contactos con gente que te pueda ayudar.

Comentarios facebook