Se declaró la emergencia por violencia de género en la Provincia de Buenos Aires

La cuarentena es una situación de mayor peligro para las mujeres y personas trans. Desde el 20 de marzo muchas víctimas de violencia de género e intrafamiliar se vieron encerradas con su agresor. Las denuncias recibidas al 144 –línea contra la violencia machista- aumentaron de manera dramática, alrededor del 40% más que antes.

Algunos de los factores que empeoran la situación de mujeres y disidencias durante el confinamiento son: el cierre de escuelas, donde muchas veces las madres piden ayuda y las docentes detectan violencia familiar; la suspensión de consultas hospitalarias que no sean de emergencia o por Covid-19 ya que en guardias o rutinas los médicos también detectan signos de violencia; la crisis económica y desocupación que dificultan las posibilidades de las víctimas para irse de su casa e independizarse de su agresor.

La iniciativa, que había sido aprobada la semana pasada en Diputados, fue sancionada por unanimidad en la sesión que por videoconferencia se realizó el jueves en el Senado. Ahora, por ley, se encomienda al Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad sexual bonaerense a “llevar adelante las acciones necesarias para prevenir y asistir situaciones de violencia familiar y por razones de género y diversidad, a cuyo efecto estará facultado a disponer y reasignar las partidas presupuestarias necesarias”.

También autoriza al Ejecutivo a la contratación directa de hoteles, hosterías, hostales y todo tipo de establecimiento que brinden servicios de hotelería o alojamiento temporario, para que transitoriamente cumplan las funciones de refugios temporarios.

De acuerdo con los datos de la Procuración Bonaerense, los delitos comunes, como robos, bajaron un 60% durante la primera semana de aislamiento, mientras que la curva de femicidios no se achata, por el contrario sigue creciendo y ya suman un total de 42 mujeres asesinadas desde que empezó el confinamiento.

 

 

Comentarios facebook