De boliches a supermercados

Por Sofía Stupiello

La pandemia ha obligado a muchos comerciantes a ser ingeniosos para sostener sus economías. Uno de los sectores más golpeados son los bares y boliches. Las medidas de distanciamiento social hacen imposible la vuelta inmediata de la movida nocturna.

En San Andrés de Giles aún no hay anuncios oficiales, pero un fenómeno se ha detectado en varias provincias y llama la atención. En las pistas de baile donde antes se perreaba hasta abajo, actualmente  hay góndolas repletas de fideos moñitos y debajo de las bolas espejadas relucen latas de duraznos en almíbar. Muchos empresarios de la noche reconvirtieron sus negocios, lo que antes eran boliches hoy han pasado a ser supermercados.

Este es el caso del famoso boliche tucumano Recórcholis, ahora reconvertido en Super Recor Tu Almacén. Consultado por Filo News, su dueño Javier Farhat explicó: “Tenemos problemas y mucha desilusión. Nuestra actividad fue una de las primeras afectadas y esto nos hizo perder muchos compromisos. Casi que perdimos el año”.

En Corrientes algo parecido sucedió con el boliche Hangar: “Esto nos afectó totalmente. Aparte de tener el boliche, también hago producciones e invierto mucho en artistas, de hecho, tengo nueve en cartelera. Voy a esperar hasta el 30 de junio, y si para esa no fecha no tengo ninguna novedad gubernamental con respecto al levantamiento del aislamiento, voy a tener que cancelarlos porque no voy a jugar con la plata de la gente y no estoy de acuerdo con que se reprograme infinitamente”, señaló Federicho Cheme, socio del boliche que ahora pasara a llamarse “Ganhar Grandes Compras” y productor de eventos que debido a la emergencia sanitaria se vio  obligado a suspender  las presentaciones de artistas como Skay, Angela Leiva y Guasones.

En cuanto al futuro de esta reconversión, Cheme confía en que será transitoria: “El super es la alternativa para salir de esto y que todos tengamos un ingreso. Espero volver a trabajar de lo que me gusta, que la gente pueda volver a bailar (…) pero hoy la prioridad es trabajar.” Sostuvo el productor, que hace 23 años trabaja como empresario de la noche.

Farhat,  por su parte, apostará por darle continuidad al proyecto. “La idea es mantener ambas estructuras. Tendremos que armarlo mejor porque esto fue medio improvisado, pero ambas estructuras pueden convivir”, indicó.

Esta mutación boliche-supermercado, efecto colateral de la pandemia, revela por un lado el ingenio de algunos comerciantes y por otro lado nos invita a imaginarnos como sería hacer las compras en los bares y boliches en los que solíamos ir a bailar, seguramente una experiencia singular.

Comentarios facebook