Cuota de alimentos impaga, un problema que tiene solución

En esta ocasión redacto la presente columna junto a un gilense que es mi colega y amigo el Dr. Gustavo Ojeda, con quien nos pareció interesante abordar el caso de la cuota alimentaria, nacida de un juicio de alimentos, donde el padre ha dejado de pagar y que decanta en una denuncia penal. Sostiene Ojeda que, aunque parezca difícil de creer, el incumplimiento nace por la inmadurez mental del padre y el desarraigo por mantener los vínculos familiares.

El Dr. Ojeda menciona un interesante caso de la provincia de Córdoba, donde un padre (como tantos otros inescrupulosos padres, que pretenden, evadir abonar cuotas alimentarias), renunció a su trabajo (caso recurrente, aunque parezca de novela) y empezó a cobrar en negro para no pagar la cuota alimentaria, que le era requerida.

Sabemos que, a muchos de ustedes puede parecerle absurdo y deshonesto, pero lamentablemente, lo relatado es una conducta recurrente. Por lo que solemos recurrir no solo a la justicia civil por los alimentos adeudados, sino también a la justicia penal, denunciando el delito de incumplimiento de los deberes de asistencia familiar.          Volviendo al caso el “hombre” en cuestión, había hecho de todo para no pagar la cuota alimentaria, haciendo la clásica negativa a hacerse el examen de ADN, llegando incluso a renunciar a su trabajo y empezar a facturar en negro, con el afán de no ser alcanzado por cualquier dictamen judicial en su contra o medida cautelar.

Un caso similar es el del astro de futbol mundial argentino, quien se negó en reiteradas oportunidades a realizarse el examen de ADN y la justicia entendió dicha negativa, como un reconocimiento y aceptación de la paternidad.

Retomando el caso del progenitor imputado, el mismo, tenía un trabajo excelente en un organismo del Estado, en el que se desempeñaba desde hacía siete años, estaba en blanco y tenía obra social. Días después de que se aplicara por primera vez el descuento de la cuota de sus haberes por alimentos, el hombre renunció sin invocar razones suficientes, sostuvo el fiscal a muy buen criterio.

Podrán apreciar, que la inhumana maniobra tenía como único objetivo, dificultarle a la mamá de su hija conseguir la cuota a pesar de que, según los datos que surgieron de la investigación, no le faltaron recursos para formar otra familia, sostener una vida social activa y hasta comprarse un auto. Afortunadamente, la causa fue elevada a juicio y el hombre será juzgado por no brindar asistencia alimentaria y fraude. En el caso de ser encontrado culpable podría recibir una pena de uno a ocho años de prisión. Esperamos como siempre con la presente columna, poder ayudar a quien más lo necesita.

Dr. Emmanuel Langone
ABOGADO
TUCUMAN Nº 19 Chivilcoy 6620 Tel : 02346-525751
Mail : [email protected]

Dr. Gustavo Ezequiel Ojeda
ABOGADO
Tel : 2325-405149   /  11-6602-5151

INDEMNIZACIONES – DEFENSAS PENALES

 

Comentarios facebook