Camino Giles – Azcuénaga: preocupan los “espejos de agua”

Uno de los espejos que se formaron.

El estado de abandono de la RP. 193 no es novedad. La desidia sobre un camino clave del territorio gilense (une a dos localidades con la ciudad cabecera) data de hace años, incluso, las obras que allí se realizaron fueron de muy baja calidad. Duraron menos que un siantiamén.

Esta mañana, el temporal que azotó a nuestra ciudad dejó en evidencia otro de los problemas que presenta el camino en cuestión. Más allá de los pozos y desniveles, se formaron por lo menos cuatro “espejos de agua” sobre la calzada.

Así estaba el camino esta mañana.

Según contaron vecinos de la zona a Infociudad, estos son “indescifrables” para los conductores. El agua se acumula en diversas zonas provocando que la conducción por allí sea incierta, como así también impidiendo saber que hay debajo.

Los relatos coinciden en que en la zona hay varias cunetas tapadas, algunas producto de la maleza. Esta situación impide el escurrimiento normal del agua y por ende, permite que el “espejo de agua” se forme sobre ambas manos de la mediocre calzada.

 

Comentarios facebook