Desvío sin mantenimiento

El desvío de la AU. 7 cambió por completo la fisionomía de San Andrés de Giles. Automovilistas que pisan nuestros pagos sin notar su presencia y una posibilidad de crecimiento urbano impensada tiempo atrás, son los paradigmas de este cambio.

La AU. 7 fue una de las obras en la que se lució la gestión del ex presidente Mauricio Macri. En tiempo y forma, Cambiemos, expropió los campos, construyó circunvalaciones y abrió una carretera de alta calidad en la nada misma. Una obra inobjetable.

Sin embargo, desde su inauguración, un sector específico del desvío se encuentra en estado de abandono. El puente que cruza la AU. 7, en la zona de la prolongación de la Av. Scully, tiene pastos largos y nuevas plantas que forman el paisaje. Lo mismo para la rotonda que garantiza el retome en dirección Giles – Luján.

Por ese sector la empresa que mantiene la AU. 7 nunca pasó. Los arbustos tapan hasta la vereda que facilita el paso de peatones y en algunos lugares complica la visibilidad de los automovilistas. Una verdadera pena teniendo en cuenta el buen trabajo que allí se hizo y la buena cantidad de vecinos de las localidades (Cucullú, Villa Espil y Villa Ruiz) y ruralidad que por ese sector transitan.

Comentarios facebook