El arbolado y la poda en el centro del debate

El Honorable Concejo Deliberante trató en sesión la problemática del arbolado urbano. El bloque Cambiemos presentó un proyecto de comunicación solicitando al Municipio información sobre la empresa que llevó a cabo una imprudente poda en Av. Scully.

La iniciativa de los ediles de la oposición, tenía como objeto identificar a la firma, que contratada por la empresa que brinda servicio energético en Giles, podó árboles de la reconocida avenida; entre calles 9 de julio y San Martín, como así también sobre 25 de mayo y Rivadavia.

El concejal Eugenio Lacanette (C) fue quien tomó la palabra: “en vez de hacerse en otoño se hizo en la entrada de la primavera cuando los árboles estaban brotando” enfatizó. En su discurso, el edil dejó en claro que esta medida perjudica a los vecinos directamente.

Lacanette, actual candidato a intendente, destacó que las últimas podas fueron “mutilaciones” y que las consecuencias ya se están notando: “mientras más se podan, más crecen los troncos y las raíces por sobre los cordones; estamos notando que ya se generan problemas con la red de agua y gas” sentenció.

A su vez, Eugenio destacó que es necesaria una intervención de la “Comisión de arbolado” para regular la situación. “Nos quejamos de que no se ponen plantas pero hay personas que podan sin saber, es necesario organizar este tema” finalizó.

Un problema que no es nuevo

El arbolado urbano es un tema que fue puesto en discusión por los vecinos en reiteradas oportunidades. Cartas al HCD, trabajos escolares e institucionales y hasta creación de grupos en redes sociales manifestaron su preocupación.

Uno de los casos con mayor repercusión fue la decisión del Municipio, en 2016, de reemplazar árboles de la Plaza San Martín y alrededores para evitar la propagación de los estorninos. En ese entonces, el tema estuvo sobre la mesa.

En las redes sociales existe la página “Giles, ciudad sin árboles” que a pesar de no estar actualizada supo realizar varias denuncias sobre la preocupante situación. Sobre este último tema, el Colegio Sagrada Familia, a través de sus alumnos, realizó un censo en que concluyó en la falta de árboles en la ciudad.

Ordenanzas sobran, árboles faltan

En el año 2005, por intermedio de la ordenanza N° 1007, se creó el Consejo del Arbolado Público Municipal. Este se encuentra con vigencia, aunque no hay demasiada información sobre sus últimas acciones.

A su vez, existen proyectos del año 2000 en el que ya se solicitaba la protección del arbolado y ser prudentes con las podas. De hecho, en el Código de Planeamiento Urbano hay un apartado vinculado al tema.

Una de las últimas intervenciones legislativas fue declarar en el 2012 al arbolado como patrimonio histórico natural de San Andrés de Giles. Este último establece ciertas regulaciones para su protección que claramente hoy no se cumplen.

La voz oficial

La coordinadora de Medio Ambiente, Florencia Memoli y el Ing. Forestal municipal, José Ponti, son los funcionarios con mayor responsabilidad sobre este tema en nuestra comunidad. Sus áreas están relacionadas directamente.

En la actualidad no existe información precisa sobre la situación actual del arbolado, ni tampoco una estadística pública que permita conocer en profundidad la política que está aplicando el municipio.

Revisando gacetillas de prensa se puede rescatar que en la primera mitad del año, el municipio habría plantado unos 217 árboles, aunque no se especifican las zonas. Las comunicaciones oficiales suelen aparecer en fechas como el “Día del árbol”.

En este último tiempo se enviaron comunicados sobre jornadas de entrega de plantines y semillas a vecinos. También, en una gacetilla se remarca que en agosto se entregaron “20 jazmines amarillos y 27 árboles de distintas especies”; y que todos los días alguien se lleva un árbol del vivero municipal.

Comentarios facebook