El reloj del Palacio Municipal volvió a funcionar

El centro de nuestra ciudad conserva edificios históricos que causan admiración en vecinos y visitantes. El correo, la esquina del museo y la vieja Casa Manso se suman al Palacio Municipal, una imponente construcción de más de 100 años.

Luego de largo tiempo, el reloj que luce en lo alto del Palacio volvió a funcionar. Sus luces y las campanadas ahora son parte de nuestro día a día otra vez. En la memoria de la gran mayoría de los gilenses, su inconfundible sonido tiene un lugar.

El mejoramiento del edificio se realizó gracias a un convenio entre la Subsecretaría de Relaciones Municipales a cargo del Lic. Lucas Delfino y el Municipio. El organismo indicado depende del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Viviendas de la Nación.

Según figura en la ordenanza que aprobó esta acción, el Ministerio aportó el 70% del presupuesto, mientras que la gestión local invirtió el 30% restante. Las tareas comprenden el arreglo de techos, el frente del edificio y su iluminación, también se hará la pintura en general del Palacio y la compra de tecnología para sus oficinas.

El Palacio Municipal tiene 111 años y fue declarado lugar significativo y patrimonio histórico de cada uno de los vecinos. Este fue habilitado el 30 de noviembre de 1908, construido sobre proyecto del Ing. Fernando Ortiz e inaugurado oficialmente el 25 de mayo de 1910.

Comentarios facebook