Los food trucks locales se deberán adaptar a una nueva ordenanza

Kennesaw, GA, USA - August 27, 2016: A row of colorful food trucks serves customers at the Great Southern Food Truck Rally on August 27, 2016 in Kennesaw, GA.

El fenómeno “food trucks” llegó a Giles masivamente a fines de 2018. La complicada situación económica del país cruzó a estos nuevos actores con los comerciantes tradicionales. Estos últimos pusieron el grito en el cielo, entendiendo que sin una reglamentación clara los trailers tenían ventaja.

El Honorable Concejo Deliberante comenzó en marzo a trabajar en una legislación para este concepto de negocio. Los ediles se reunieron con comerciantes, autoridades locales, profesionales vinculados y hasta analizaron otras normativas de la región. El resultado fue un proyecto de ordenanza que ahora deberá promulgar el Poder Ejecutivo.

La norma, que cuenta con más de 20 puntos, pone nuevas reglas de juego. En primer lugar prohíbe la instalación de los carros de comida a menos de 80 metros de los comercios gastronómicos instalados en locales. Este fue un tema candente.

A su vez, se establecieron ciertas pautas de salubridad que los food trucks deberán cumplir para poder funcionar. Otro de los puntos novedosos es que estos carros no podrán estacionarse en el casco urbano fuera del horario comercial estipulado para su actividad. Sobre este último ítem, vinculado a los tiempos de atención, se les permite funcionar de madrugada únicamente los fines de semana.

También se establecieron algunos criterios comerciales interesantes. Por ejemplo, los carros no podrán vender alcohol o bebidas energizantes, como tampoco podrán ofrecer servicio de delivery.

En la actualidad funcionan aproximadamente 15 food trucks en Giles. Para regular la actividad se dispuso que las habilitaciones serán anuales y que se adecuarán a un promedio de 1 cada 1.000 habitantes. Otro punto importante es que cada vecino gilense podrá ser titular de un solo carro.

Los ediles destacaron que los propietarios de estas empresas tendrán 180 días para adecuarse, contados desde su promulgación; y que la ordenanza “no está cerrada”. Es decir, se evaluará su impacto inicial y sí es necesario se realizarán modificaciones.

 

 

Comentarios facebook