Los gilenses que abrigaron las noches de River

594
Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

La muerte de un hombre en situación de calle el lunes pasado puso el foco de atención sobre el riesgo de las bajas temperaturas para los que duermen a la intemperie. La carpa de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires sobre la vereda, posterior al fallecimiento, fue la postal que recorrió los medios causando indignación en un importante sector de la sociedad.

Cuándo la temperatura ronda los -4°, el riesgo de muerte por hipotermia es alto. Esta semana, la ola polar puso al termómetro de color rojo, pero de alerta. El frío de las noches se convirtió en una amenaza concreta para los argentinos que viven en la calle. Un lugar hostil con o sin frío.

Ante esta situación, Red Solidaria apareció en la escena. La organización que lidera Juan Carr, en conjunto con River Plate, abrieron las puertas del club para recibir a cientos de vecinos que no tenían un techo para combatir el frío. La acción fue un éxito, se replicó más de tres días –hoy sigue–  y consiguió la adhesión de diversas instituciones que tomaron el ejemplo para que en nuestro país no haya más muertes por el impacto de las bajas temperaturas para los que viven a la intemperie.

En los pasillos de River, entre los voluntarios de Red Solidaria, un grupo de gilenses extendieron su mano. Romina Quaqliarello, Agustín Blanco y Antonio Ambrune, entregaron sus noches a los que combaten el frío. Por la tarde colaboraron recibiendo las donaciones y por las noches, se transformaron en los guardas del vecino que nadie miraba cuando se caminaba por las calles de la ciudad más rica del país.

“Detrás de todas estas acciones para la comunidad esta Juan Carr con su inmensa vocación de servicio para toda la comunidad. El hace tiempo venía previendo esto y charlando con la gente del club se pudo organizar esta movida, sabiendo que el clima iba a ser un gran problema” contó Ambrune a Infociudad.

La Red Solidaria se fundó en 1995, Juan Carr con un grupo de amigos comenzaron a realizar campañas para ayudar a los que peor la pasaban en la Argentina. Hoy este ejemplo de cooperación se replica en 42 países del mundo. Nuestro país exportó sensibilidad.

Antonio, que es colaborar directo de Juan Carr, durmió poco en estos últimos días, él y los voluntarios se van turnando para “estar alertas”. La situación no permite relajarse, tal es así que la primera noche y en el medio de la madrugada, el gilense recuerda la llegada de una mamá con una nena de dos meses que no había comido aún. ¿Quién puede pensar en dormir cuándo las puertas no paran de sonar?

Las historias cómo esas son infinitas. Desde nenes con serios problemas respiratorios hasta familias que llegaban de varios días sin probar un plato de comida caliente. “Son sensaciones muy ambiguas. Se mezcla lo reconfortante de que estamos dando una mano con los más postergados de la sociedad y la tristeza de la situación que les toca vivir. No se puede poner en palabras. Hay cosas que desmoronan, como el nene que te abraza y no te suelta” reflexiona el gilense.

Sobre las críticas que recibió la acción, que hasta incluso se la catalogó como “partidaria”, Antonio no dejó dudas: “Juan hace 25 años que esta de un mismo lado, él está con la comunidad”.  Además, explicó que la Red trabaja desde hace años con la gente en situación de calle, de hecho, todos los viernes a partir de las 18 horas tiene su “oficina” en Plaza de Mayo donde comparten una mesa con la gente que está en esa circunstancia.

“Hoy estamos trabajamos en lo urgente. El Estado es el que se tiene que encargar del largo plazo. No creo que tengamos que discutir si hay cien o mil personas en esta situación. Nosotros tenemos que tratar de que no haya ninguno. Nadie elige vivir en la calle” sintetiza Antonio.

Red Solidaria y River dieron el puntapié inicial sin pensar en lo absurdo. En eso que en la actualidad parece importar más: “quién se enojará”, “a quién favorece”, “es un año de elecciones”. La solidaridad los unió y les permitió abrir las puertas de par en par; en los vestuarios donde el Campeón de América se prepara para salir a jugar un partido, en esta semana de frío descansaron cientos de argentinos que todos los días juegan una final para seguir viviendo. En ese contexto, varios gilenses pusieron su cuota de sensibilidad. Sin dudas, una acción para celebrar.

Comentarios facebook