Suicidio: una tasa que preocupa en Giles

718

Centro de Asistencia al Suicida (CAS): 135 línea gratuita desde Capital y Gran Buenos Aires o (011) 5275-1135 todo el país www.casbuenosaires.com.ar ; SOS Un Amigo Anónimo: (011) 4783-8888, de 9 a 19 www.sosunamigoanonimo.com.ar; Más información: www.suicidioadolescente.com.ar


Por Gonzalo Ifrán

La última estadística difundida por el Ministerio de Salud de la Nación -hoy secretaría- indica que en la Argentina más personas se quitan la vida que las que son asesinadas cada año. El crecimiento sostenido de la tasa de suicidios pone al país en una situación de alerta.

Los datos no dejan de sorprender. Según cifras de UNICEF en la Argentina el suicidio es la segunda causa de muerte de nuestros adolescentes de entre 15 y 29 años. La pérdida o ausencia de adultos que cumplan el rol de soporte, la sensación de fracaso por un “desfasaje” entre las expectativas y los logros alcanzados, el abuso sexual, la violencia intrafamiliar y las patologías mentales no tratadas, son los factores precipitantes que destacó el estudio internacional. También hace mención al consumo problemático de sustancias, pero en menor medida.

El suicidio es un tema que necesita ser abordado con políticas públicas concretas, teniendo en cuenta que para los especialistas ya está catalogado como un problema social. Para entender la magnitud de estas cifras alarmantes, es preciso mencionar un dato clave: en Argentina solo los accidentes viales solo los accidentes viales están por encima de esta tasa.

A pesar que los números llaman la atención, la estadística necesita de un correcto accionar de las  autoridades sanitarias. “Es importante vencer la resistencia a registrar los intentos de suicidio o los casos consumados. En las guardias existe el temor a enfrentar causas judiciales o a estigmatizar al chico o a la familia de ese chico que ya no está” destacó Fernando Zingman, director del estudio en la publicación original.

Giles y la estadística

En nuestra ciudad cada caso nos entristece y nos hace repetir la misma frase: “acá la tasa de suicidios es alta”. La afirmación es correcta comparándola con los informes oficiales del Estado, sin dudas Giles tendría que poner mayor énfasis en la prevención.

El último informe publicado data del 2017 y establece que la tasa nacional es de 7.5 personas cada 100 mil habitantes. Teniendo en cuenta esa relación, Giles podría tener 2.2 casos, aunque el detalle destaca que en la provincia de Buenos Aires el promedio ronda los 6.1 desenlaces fatales.

Infociudad desde 2016 a la fecha contabilizó 12 casos de suicidios. Tres en 2016 al igual que en 2017, cinco en 2018 y dos este año. Teniendo en cuenta la estadística y el crecimiento gradual del índice, la tasa local está por encima del promedio. El año pasado por ejemplo, nuestra ciudad tuvo varios episodios más, que seguramente estarán por encima del índice teniendo en cuenta la proyección global.

A nivel nacional entre quienes se quitaron la vida durante el 2017, el 80% fueron hombres y el 20% mujeres, y los jóvenes representan el 27%, con una tasa mayor a la del resto de la población. En Giles esta tendencia también se repite.

La ausencia de políticas públicas

El Congreso Nacional sancionó en 2015 la Ley de Prevención del Suicidio. Sin embargo, ni el anterior Gobierno en sus últimos meses, ni el actual en cuatro años, la pusieron en práctica a pesar del constante crecimiento de la tasa nacional.

Esta normativa fijaba varios puntos importantes para presentarle batalla a una patología que se está llevando a una gran cantidad de argentinos. Capacitación profesional, obligación a las prepagas para brindar cobertura en la asistencia a las personas que hayan sido víctimas de intento de suicidio y a sus familias, así como a las familias de víctimas de suicidio, y la puesta en funcionamiento de una línea gratuita eran algunas de las políticas a aplicar.

En la actualidad no existen plataformas gubernamentales que se ocupen de la problemática. Tal es así que la web “Hablemos de todo”, que es un programa nacional, funciona como enlace a las ONG comunitarias que se ocupan de la problemática. Todas ellas integradas por voluntarios. Teniendo en cuenta la estadística es alarmante que los Estados locales, provinciales y nacionales no se ocupen a conciencia del tema.

No es un tema “tabú”

El suicidio es un problema social y la indiferencia es una de sus causas. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) hay que abordar el tema públicamente para prevenirlo, además destaca que recibir ayuda emocional en el momento correcto es la mejor manera de evitarlo.

La OMS pidió explícitamente a los medios de comunicación abordar este tema. La institución armó una guía para periodistas con el objetivo de establecer los parámetros correctos a la hora de difundir hechos y, obviamente, poner al alcance de las comunidades herramientas para la prevención.

Podemos ayudar

Hay una serie de signos y síntomas que hacen posible la detección del riesgo. Por eso, la familia cumple un rol determinante. Es muy importante que adopte una disposición de escucha auténtica y reflexiva.

Acompañar. Prestar el oído. Son herramientas que están al alcance de todos y pueden ser determinantes a la hora de prevenir un triste desenlace. Es por eso que además de consultar a profesionales es importante prestar más atención a aquellas personas que duermen mucho, tienen pensamientos o manifiestan explícitamente una conducta suicida.

Escuchar puede salvar vidas

Centro de Asistencia al Suicida (CAS): 135 línea gratuita desde Capital y Gran Buenos Aires o (011) 5275-1135 todo el país www.casbuenosaires.com.ar ; SOS Un Amigo Anónimo: (011) 4783-8888, de 9 a 19 www.sosunamigoanonimo.com.ar; Más información: www.suicidioadolescente.com.ar


Datos: chequeado.com

Comentarios facebook