Caso Weis: la prisión domiciliaria es la cuestión

761
El domicilio de Taramasco.

Semana a semana, el Caso Weis tiene novedades. A dos meses de la desaparición y posterior homicidio del vecino Carlos Weis, la justicia continúa su proceso para resolver el crimen que conmociona a la comunidad.

El pasado 5 de abril, el juez Dr. Pablo Morán dictó la prisión preventiva para los tres detenidos por el crimen del vecino Carlos Weis. La novedad fue que el magistrado aceptó el pedido de la defensa de Jorge Taramasco (48), para que el gilense cumpla con prisión domiciliaria por su estado de salud –tiene una afección cardíaca-.

Sin embargo, esta semana el fiscal Pedro Illanes presentó un recurso de amparo para que se revoque el beneficio otorgado al ex socio de Weis. Esta medida ya la había anunciado quien realizó la investigación del caso cuando Morán dictó la preventiva.

Ahora la Cámara Federal resolverá el destino de Taramasco. Mientras, el sospechoso por el brutal crimen seguirá detenido en una Unidad Carcelaria de La Plata. En las próximas semanas, seguramente habrá un nuevo capítulo.

¿Que es la prisión domiciliaria y cuándo se aplica?

El arresto domiciliario es un beneficio al que puede acceder un imputado que se encuentra detenido en una causa penal. Esto aplica tanto a detenidos que se encuentran procesados con prisión preventiva como a personas con sentencia firme que están cumpliendo su condena en prisión.

Se trata de una medida excepcional que está en manos de los jueces de Ejecución Penal, que son los magistrados encargados de controlar la ejecución de la pena una vez que queda firme una condena. Aunque cuando la detención se dispone en la etapa de investigación, quien debe decidir sobre el arresto domiciliario es el juez de instrucción; o, si el expediente ya fue elevado a juicio oral, es el Tribunal Oral (es decir, el tribunal que dictará sentencia en el juicio) el que dispone el tipo de detención.

Desde su reforma de 2008, la Ley 24.660 contempla seis supuestos en los que se puede basar el juez para conceder una prisión domiciliaria:

-cuando la permanencia en un establecimiento del servicio penitenciario le impida al detenido tratar adecuadamente una enfermedad;
-cuando el detenido padezca una enfermedad terminal;
-cuando a un detenido con discapacidad el encierro le implique un trato inhumano;
-cuando un detenido supere los 70 años de edad;
-a una mujer embarazada;
-a la madre de un menor de cinco años o de una persona con discapacidad.

El texto, además, prevé que en los primeros tres supuestos debe existir un informe médico, psicológico y social que acredite esta dificultad para permanecer en la cárcel.

De todas maneras, la ley dice que el juez “podrá disponer” del arresto domiciliario en estos supuestos, por eso los magistrados interpretan que el beneficio no es automático. Por ejemplo, la regulación no implica que al cumplir 70 años se deba conceder de inmediato el arresto domiciliario, sino que debe analizarse cada caso en particular. Por eso los tribunales difieren en distintas instancias respecto a su aplicación en un mismo caso.


Datos: chequeado.com

Comentarios facebook