Los síntomas “premotores” para identificar a tiempo el mal de Parkinson

90

El mal de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por afectar principalmente la capacidad de movimiento y provoca, como síntomas fundamentales, lentitud (también llamada bradicinesia), rigidez muscular y temblor, además de otros trastornos que acompañan la evolución de la enfermedad. También es frecuente la aparición de trastornos posturales en el equilibrio y la marcha, disfonía (voz susurrante), alteraciones en la escritura (con trazos pequeños, micrografía) y la pérdida de la expresión facial.

Como cada 11 de abril, hoy se celebra el Día Internacional de la Enfermedad de Parkinson (EP), recordación que se efectúa año a año desde 1997 por decisión de la Organización Mundial de la Salud en conmemoración del nacimiento de James Parkinson, el médico que describió por primera vez este mal en 1817.

El doctor Hernán Pavón (MN 83017), médico del servicio de Neurología del departamento de Neurociencias del Hospital Alemán destacó que esta enfermedad es padecida aproximadamente por 1 de cada 1000 mil personas y comienza en general luego de los 50 años, aunque se describen casos de Parkinson en menores de 40 años y aún en niños. Y aseguró que el riesgo de padecerla se incrementa con la edad.

“La causa de la enfermedad no está clara en su totalidad, aunque se produjeron muchos avances al respecto”, aclaró el especialista, quien detalló: “Se sabe que en un lugar del cerebro, llamado sustancia nigra, se produce una pérdida en el número de neuronas y una disminución en la producción de un neurotransmisor, llamado dopamina, que es vital en la generación y facilitación del movimiento”.

Además, “hay más neurotransmisores afectados en la enfermedad de Parkinson que explican otros síntomas, como la seborrea, la depresión, alteraciones cognitivas y trastornos autonómicos (alteraciones de la presión arterial, incontinencia de esfínteres y sudoración, entre otros)”.

Pavón hizo hincapié en que “últimamente se consideró la importancia de síntomas previos a la aparición de los trastornos del movimiento, denominados síntomas premotores, que incluyen la pérdida del olfato, la constipación, la depresión crónica y la alteración del sueño REM (patología del sueño que incluye la presencia de sueños vividos, con pesadillas y movimientos durante el mismo)”. Aparentemente la coexistencia de estos síntomas podría predecir el desarrollo de la enfermedad en algunos pacientes.

“Es importante -señaló- que el Parkinson debe ser diferenciado de otras entidades que pueden dar síntomas similares, llamadas genéricamente parkinsonismos”. Son cuadros que comparten algunos signos y síntomas con la enfermedad de Parkinson, pero que están producidos por otras causas diferentes, como el llamado parkinsonismo medicamentoso, producido por ciertas drogas (algunas de uso generalizado entre la población, otras de uso psiquiátrico y otras ilegales)”. También accidentes cerebrovasculares, traumatismos de cráneo, tumores y otros cuadros neurodegenerativos pueden dar síntomas similares a la enfermedad de Parkinson y deberán ser diferenciados.

En ese sentido, alertó que “una de las fuentes de error más frecuente es la incorrecta interpretación del temblor que puede presentar un paciente, teniendo en cuenta que la causa más común de temblor no es la EP sino otra entidad denominada temblor esencial”.

Y agregó: “Se descubrieron alteraciones genéticas que favorecen el desarrollo de la EP, aunque los casos de EP hereditaria son muy poco frecuentes”.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico del mal de Parkinson se hace sobre la base del interrogatorio y examen físico neurológico principalmente, así como de estudios complementarios (tomografía computada, resonancia magnética, etc.), que en general se solicitan para descartar otras enfermedades que pueden parecerse.

Pavón puntualizó que “el tratamiento incluye medidas farmacológicas y no farmacológicas”. “La principal droga que se utiliza en la mejoría de los síntomas de los pacientes es la levodopa, aunque se sabe que su uso trae algunas complicaciones en el mediano y largo plazo. También son muy utilizados los llamados agonistas dopaminérgicos que al igual que la levodopa intentan subsanar la disminución de dopamina en el cerebro de los pacientes con EP”, detalló el especialista, quien amplió que “otras drogas se utilizan para enlentecer la progresión de la enfermedad y para el tratamiento de síntomas específicos”.

Asimismo, “hay también otras alternativas terapéuticas que se aplican a cada caso particular, ya que la EP es una enfermedad que requiere una continua y frecuente evaluación del paciente por parte del especialista y es fundamental la colaboración del mismo para el mejor manejo de la enfermedad”, especificó Pavón, y aventuró que “en algunos casos seleccionados los pacientes pueden beneficiarse con el tratamiento quirúrgico, que consiste en la implantación dentro del cerebro de electrodos, que conectados a una especie de marcapasos que se coloca debajo de la piel del paciente permiten reducir los requerimientos de medicación y mejorar algunas de las complicaciones de la enfermedad”.

Si bien destacó que “no es un tratamiento curativo”, recalcó “el papel en el tratamiento de las medidas no farmacológicas, incluyendo en este aspecto la actividad física convencional, la kinesiología, terapia ocupacional, fonoaudiología y otras áreas como la musicoterapia, la danza y la psicología”.

El diagnóstico precoz y el inicio de la terapia sintomática y de neuroprotección, que enlentece el desarrollo de la enfermedad, ayudan a mejorar y preservar la calidad de vida de los pacientes.


De infobae.com

Comentarios facebook