“En Argentina no tenemos peajes, esto es un impuesto a la circulación”

237
Ricardo Lasca. Foto: ADN Digital.

El equipo periodístico de Infociudad, entrevistó en Feria Americana –programa radial que se emite los sábados de 9 a 13 horas por FM Vall– a Ricardo Lasca, coordinador del comité nacional de defensa del usuario vial. El tema: los peajes.

Luego de la reducción en la tarifa diferenciada y el aumento del pase en la estación de Villa Espil, la comunidad de Giles se movilizó por sus derechos. En este contexto, Infociudad pudo conversar con una de las personas que más sabe sobre el tema en el país.

Lasca, que hace más de 25 años estudia la situación de los peajes, explicó de qué manera funcionan y cuáles son los objetivos que estos persiguen. El coordinador de la CONADEU fue muy crítico a la situación actual, contó como los aumentos impactan en los productos finales y definió al actual sistema como un “impuesto a la circulación”.

Infociudad: ¿Por qué los peajes siguen aumentando en todas las rutas?

Ricardo Lasca (RL): Hay que aclarar que los peajes son un servicio público como el gas, la luz y el agua, y en este caso no había atraso tarifario, todo lo contrario, se vienen incrementando las tarifas desde que se estableció un falso régimen de falso peaje en la década del 90. En estos tres años de gestión del nuevo gobierno, en rutas nacionales, ya llevamos un aumento acumulado del 1000%, por lo que entre peajes, combustibles, VTV, mantenimiento, patente, seguramente terminemos andando en sulky.

Los bolsillos no resisten, especialmente para los lugares alejados de los centros de consumo; encima con un ferrocarril que no funciona como corresponde, se hace muy complicado para las economías regionales. Yo me dedico al agro, soy del centro argentino de ingenieros agrónomos y hay más de 22 economías regionales que están pasando por una crisis fenomenal, y el tema del transporte, la logística, y el combustible también afecta seriamente a todo este sector.

En Argentina no tenemos peaje, es un impuesto a la circulación; porque el sistema de peaje con cabina con ruta está concebido para cuando uno construye, termina la obra, luego la recupera con una renta razonable porque es un servicio público y con un camino alternativo libre de pago. Así es como tiene que ser un peaje y es todo lo contrario a lo que se hizo en nuestro país, en el que en rutas existentes, pagadas con nuestros impuestos, no hay caminos alternativos, todo un monopolio natural.

IC: En la historia Argentina entonces nunca se cumplió con ese “régimen de peajes”…

RL: Las pocas obras de envergadura que se han llevado a cabo del año 90 hasta ahora, fueron hechas con fondos del Estado Nacional. Por ejemplo un hecho concreto es la ruta 12 y 14 del Mercosur, que bienvenida sea la autovía, pero no la hizo el concesionario vial que está cobrando el peaje en cuatro estaciones hace 28 años. En la autopista Rosario-Córdoba pasa lo mismo, se terminó con fondo del Estado Nacional. La autovía 2 que se hizo con un subsidio que dio Duhalde. Entonces uno se pregunta para que pagamos, y bueno pagamos para solventar el costo fenomenal que tienen las estaciones de peaje. A ustedes les pasa lo mismo con la nueva Autovía 7.

IC: ¿Cuál es el negocio del Estado?

RL: El Estado hace negocios con las obras públicas desde toda la vida. Lo que se recauda el peaje, se gasta casi todo en el costo operativo de las asociaciones de peaje y al fin y al cabo termina aportando el dinero el Estado Nacional, especialmente en rutas con poco caudal de tránsito, este es un tema técnico de ingeniera.

IC: ¿Cuánto influye este aumento en el peaje en los precios finales de las cosas que consumismo?

RL: Varía mucho de acuerdo a las economías que sean, pero aunque incida en un 1% que es poco, en el volumen está muy mal, es mucho dinero, y además no debería tener que incidir en nada, porque el peaje no es un nuevo costo, es el pago de la contraprestación, entonces si usted paga un peaje, debería lograr que bajen los costos de transporte. Cuando se aplica un método inadecuado, como en este caso de Argentina, porque hay muchos métodos para financiar caminos, hace que el camino genere perdida, y un camino no puede generar perdida, usted hace un camino para hacer riqueza, bajando los costos de transporte, mejorando las economías regionales; pero bueno, estas son las locuras que hacemos en este país, en donde se castiga a toda la comunidad vial.

IC: En algunos servicios se hacen audiencias para definir los aumentos ¿Cómo se definen los aumentos de autovías?

RL: En algunos casos directamente no hay nada, ni siquiera hay un marco regulatorio y en algunos casos convocan a audiencias públicas no vinculantes que son una catarsis para que uno vaya, se queje y nada más, o inclusive consultas públicas ciudadanas por escrito que después ni siquiera se las contestan; y esto es lo grave porque los caminos son de dominio público no es de un presidente, de un gobernador, es pagado por nuestros impuestos.

Nosotros no solo nos quejamos y reclamamos sino que tenemos propuestas y proyectos de ley en el congreso para un plan vial libre de peajes que no son tratados, son cajoneados. La comisión de obras públicas, de transporte, de defensa de usuarios no se reúnen nunca. Esto es lo que a uno le duele, que hay alternativas mucho mejores para financiar obras viales, porque nadie está en contra de hacer obras, pero no afectando el bolsillo de la gente de esta manera. Estos son los grandes contratos de la patria contratista, el club del peaje, los amigos del poder que tanto critican, pero seguimos con más de lo mismo.

IC: El usuario tiene todas las de perder con este panorama…

RL: Nos castigan por todos lados, pisotean nuestros derechos, uno se siente humillado. Lo que uno siente no es bronca, es desilusión, tristeza. El objetivo de todo esto es sacarnos plata a más no poder. Y que es lo que hace el Estado, no solo este que esta ahora sino todos, meten la mano en esos fondos los desvían al fondo hídrico, a los jubilados, y ese impuesto que pagamos es para destinarlo a la infraestructura, para mejorar la red vial libre de peaje. Si se generaría mano de obra, inversión, mejora en las economías generales, menos accidentes viales, fomenta el turismo, el desarrollo del país, todos tendríamos beneficios, esto pasaría si los fondos se usaran como corresponde. Voy a dar un dato increíble, un viaje a Capital Federal desde Gles ida y vuelta a 120 kilómetros, al cabo de un año, un transportista viajando 20 días al mes, tiene 500 mil pesos de peaje, sumando el combustible a un precio similar serian un millón de pesos al año.

Comentarios facebook