Insólito: el borracho que robó el camión llevó a varios vecinos de paseo

758
El camión robado.

En la madrugada del domingo 3 de marzo, un sujeto residente de San Antonio de Areco robó un camión a la salida de un baile popular en nuestra ciudad. Al llegar a su pueblo, el delincuente, se dirigió a la Comisaría para confesar su robo con una particular excusa: “lo robé porque estaba borracho”.

El caso llamó la atención en las redes sociales, de hecho, el insólito robo fue sumamente comentado por los vecinos, quienes hasta pusieron en duda la versión que el sujeto había dado. Sin embargo, en las últimas horas, Infociudad dio con un testigo del particular hecho que contó con lujo y detalle lo sucedido.

Según los datos revelados por esta fuente, el sujeto apareció a las seis de la mañana por calle 51 con el camión de la empresa de materiales. A pocos metros de la RN. 7, subió a dos personas que le solicitaron –sin conocerlo– que los lleve al centro. El viaje tomó ribetes más insólitos aún.

Sobre la banquina de la RN. 7, el ladrón en total estado de ebriedad –confirmado por el testigo-, se detuvo para prender las luces del vehículo. “No se cómo se hace” habría dicho sorprendiendo a los acompañantes. En ese parate, unos seis jóvenes se subieron a la caja del camión para que también los acerque al casco urbano. El improvisado ladrón volvió a acceder.

La parte más peligrosa de la travesía se dio cuando el vehículo robado ingresó a la ciudad. Sin demasiados reflejos, el conductor, tomó la calle Manchi y luego la Etcheverry (pero en contramano) hasta la Plaza Rawson. Allí el camión se detuvo –por motivos que se desconocen– y tuvo que ser empujado por los pasajeros gilenses. El fiel utilitario arrancó y el viaje siguió.

Luego de realizar siete cuadras en contramano, el delincuente en estado de ebriedad, instó a los desconocidos que viajaban en el camión –unas ocho personas– a seguir “celebrando” en San Antonio de Areco. Los acompañantes no confiaron en su capacidad conductiva y todos sobre Av. España abandonaron el camión.

“Nunca dudamos de nada ninguno porque tenía las llaves del camión y actuaba muy natural. En un momento le pedimos que pare porque era un peligro. Pero no nos hizo caso y se fue para Areco supuestamente. Nos enteramos del caso después por las redes sociales” detalló la fuente de Infociudad.

La historia para el testigo, al que accedió Infociudad, terminó allí. El sujeto, que no daba la impresión de ser un delincuente, siguió su rumbo como pudo. El robo del borracho podría haber terminado en tragedia. Por fortuna, nada de eso ocurrió.

 

 

 

Comentarios facebook