“El farmacéutico también presta un servicio social”

Paco Guida en su terreno.

La semana pasada se celebró el día del farmacéutico en nuestro país, fecha que conmemora la fundación de la Confederación Farmacéutica Argentina (CFA). Los profesionales estuvieron de festejo, claro, con los vecinos adentro. El rubro no se toma descanso.

Para conocer más sobre la actividad y su formación personal,  Infociudad entrevistó a Salvador “Paco” Guida, uno de los referentes del rubro. Con su simpleza característica, el farmacéutico – docente nos contó sobre sus primeros pasos, la parte social de la profesión y la situación actual.

Infociudad: ¿Cómo nace en vos la idea de ser farmacéutico?

Paco Guida (PG): Cuando se termina el secundario generalmente esta medio perdido uno, pero en mi caso la inclinación vocacional siempre fue por el lado de las ciencias exactas. Yo arranqué estudiando bioquímica pero avanzando en la carrera empecé a tener algunas materias que no me convencían del todo y sí me empezaban a convencer materias que estaban relacionadas con farmacia, hasta que llegó a encantarme todo eso. Encontré adentro de la facultad mi verdadera vocación, por eso siempre le digo a mis alumnos que no se apuren a elegir, que hay tiempo. Es importante hacernos la pregunta de “¿Qué quiero ser?”, es a lo que nos vamos a dedicar toda la vida, por eso no hay que apurarse a decidir.

IC: ¿Te fue sencillo pasar de ser un estudiante a comenzar tu carrera como profesional?

PG: Yo estudié en la Universidad Nacional de Rosario, una vez que me recibí me ofrecieron dar clases en la facultad de odontología y de medicina de allá, y ahí empecé a trabajar. Mientras estudiaba trabajaba en una farmacia que después terminé dirigiendo. A fines del gobierno de Alfonsín, época muy difícil con una hiperinflación terrible, habían sacado una línea de créditos para incentivar a jóvenes profesionales y lo pedí; el único problema que tenía ese crédito era que era en dólares y en ese febrero trágico el dólar empezó a valer algo de 12 pesos, yo abrí la farmacia y me quedé con una deuda enorme, pero la abrí, en el barrio de Villa Manchi con la ayuda de todos mis amigos y familia, y hoy después de 30 años seguimos en pie.

IC: El farmacéutico tiene un trato especial con sus clientes, no es cuestión de vender un producto…

PG: El grueso de la población no sabe cuál es la función del farmacéutico, si vos lo ves del lado de afuera del mostrador, el farmacéutico te vende la medicación y punto, pero si vos lo empezas a ver del lado de adentro, está continuamente colaborando con lo que es la atención primaria de la salud. Es decir, tenes gente que viene primero a la farmacia antes que ir al médico, a ver si puede zafar de ir al médico, entonces ahí el farmacéutico tiene su primer función, la responsabilidad de mostrarle a la persona el lugar al que debe dirigirse y donde mejor va a ser atendido. Por otro lado también es el que aconseja continuamente sobre que cuidados tenes que tener al tomar algún medicamento. Además de esto, está lo que es el servicio social, las farmacias socialmente están distribuidas de una manera para que la gente tenga acceso a ellas y la parte comercial por supuesto. Luego está la garantía de que este medicamento es el que se produce, se distribuye, se internaliza en la farmacia, se conserva y se dispensa siempre con la fiscalización de un profesional, porque en toda esa tira desde que se produce hasta que llega al paciente hay un farmacéutico. Hoy la función del farmacéutico está siendo un poco más reconocida, hoy desde el Estado mismo se ha  tomado conciencia del papel que tiene el farmacéutico desde lo social, por supuesto no hay que invadir, la primera atención en salud es del profesional médico.

IC: En los medios nacionales se habla y mucho de los aumentos en los medicamentos y la disminución de las prestaciones ¿En Giles también pasa?

PG: Desde hace algún tiempo, ya un año largo, estoy llegando a mi casa con tristeza porque estoy viendo cosas que hace muchísimo tiempo no veía y que realmente no sé si las vi alguna vez. Estoy viendo gente, no solamente jubilados, que van a la farmacia a preguntar cuanto sale tal medicamento y se va sin comprarlo, gente que no accede a la medicación y eso te pone muy triste. Uno hace lo que puede, intenta ayudar como puede pero hay un momento en que uno no puede tomar el lugar del Estado.

En cuanto a los jubilados creo que ya no se les puede hacer más cosas, le han sacado la provisión del 100 por 100 a muchísimos abuelos, algunos que no deberían haberla tenido y a otros que si la deberían tener. Hay mucha gente mayor que no accede a la medicación y en este momento se ha redactado un acuerdo y convenio de atención de PAMI que es directamente inviable y eso obviamente va a terminar en un conflicto que perjudica directamente al afiliado, es decir, a los jubilados.

El tema del acceso a la salud hoy en día es complicado, en San Andrés de Giles tenemos la suerte de tener un gran hospital y de profesionales de primer nivel, solidarios, que socialmente saben dónde están parados y aun así se hace muy difícil. Yo me fijo mucho en notar si la gente puede acceder o no a los medicamentos y estoy viendo que muchos no pueden acceder, eso nos lastima como profesionales, como ciudadanos y como gente de bien, de trabajo, porque más allá de ser nuestros clientes son nuestros vecinos, amigos, gente conocida que cruzamos todos los días.

Comentarios facebook