Las coimas llegaron a Giles

649
Obras viales.

El pago de coimas en contratos de obra pública durante el kirchnerismo es uno de los temas que ocupan la atención de los principales medios periodísticos. Además de la megadevaluación y su incidencia directa en la economía de los argentinos, la “causa de los cuadrenos” está en boca de todos.

Según un informe revelado esta semana por Clarín, el pago de coimas podrían complicar a una empresa que presta servicios en San Andrés de Giles. José Cartellone S.A. está siendo investigado por el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, por ende el corredor vial que atraviesa la ciudad, y está bajo la órbita de esta empresa, quedó en el ojo de la tormenta.

Tras las declaraciones del financista, Ernesto Clarens, quedaron salpicados en causas de corrupción los seis consorcios que construirán los corredores viales, con el modelo de Participación Público Privada (PPP) que puso en acción este Gobierno. Esta situación impactó de lleno en los bancos internacionales, que iban a prestar el dinero para las obras y decidieron dar un paso al costado, hasta que se aclare la situación de las empresas involucradas, por una cuestión de “potencial riesgo reputacional”.

Cartellone también había sido mencionada el mes pasado, por el ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, como parte del “Club de la Obra Pública”, que pagaban coimas por entre el 10% y el 20% del valor de cada proyecto.

El Gobierno creó un fideicomiso, con el que busca auxiliar a esos consorcios, para que las obras de los corredores viales no se frenen y arranquen en octubre, tal como estaba previsto. Igualmente el dinero del fideicomiso, en principio, serviría sólo para el primer año de obras, mientras que para el resto tendrán que buscarse financiamiento de largo plazo, una vez que se despeje la situación internacional.

Sobre la reputación de las firmas se aclaró que estas serían determinantes recién cuando haya algún procesamiento firme, una condena o un arrepentimiento de algún directivo de esas empresas. Es decir, por el momento el financiamiento externo no sería un problema importante.

A esta situación se le suma la inestabilidad económica que causó la escalada del dólar. Los presupuestos previstos para estos corredores ya quedaron muy lejos de lo que realmente costarán. Las variaciones de precios ponen un manto de duda para el futuro de uno de las industrias que mayor cantidad de puestos de trabajo genera.


Fuente: Clarín

Comentarios facebook