La secuencia del robo que terminó en una ligustrina

822
Así quedó el auto.

Cuando la tranquilidad del sábado por la noche reinaba en la ciudad, el sonar de la sirena de los Bomberos Voluntarios puso en alerta a la comunidad entera. Lo que en un principio se trataba de un accidente vehicular en pleno casco urbano, terminó con actividad policial ya que el auto involucrado había sido robado minutos antes.

La secuencia comenzó pasadas las 20 horas, cuando un vecino identificado como Maximiliano Gómez (27) habría intentado robar fallidamente dos autos. Primero una Volkswagen Saveiro y luego un Gol Trend de la misma marca. Ambas acciones fracasaron según contaron fuentes policiales en los medios de comunicación.

Recién a las 22 horas su tercer intento fue efectivo. En la intersección de las calles Chacabuco y Urquiza, el joven robó y huyó con un Ford Fiesta color azul que se encontraba estacionado con las llaves puestas. El vehículo en cuestión, propiedad de Paola Gélvez, estaba siendo utilizado para realizar tareas de reparto en su local de comidas.

El acto delictivo no duró mucho para Gómez. A solo 300 metros de donde sustrajo el vehículo terminó chocando en plena huida. El joven realizó una imprudente maniobra –se sospecha que no sabía manejar- que lo dejó dentro del jardín de una casa en la esquina de Av. España y Etcheverry. A los pocos minutos tanto la Policía como los Bomberos Voluntarios actuaron en el lugar.

Gómez, que tiene antecedentes por delitos menores, fue detenido sin prestar resistencia y derivado a la Comisaría local. El vehículo recuperado de la comerciante presentó algunos daños de importancia en su carrocería luego del impacto contra la ligustrina.

Comentarios facebook