Pasó el mal clima ¿Y ahora?

65
Calle 9 de Julio.

Luego de 13 días inestables con abundante caía de agua, el tiempo empezará a cambiar en San Andrés de Giles. El pronóstico meteorológico anticipa para hoy que comenzarían a despejarse las nubes y volverá el sol. De hecho el buen clima se extendería en los próximos días.

De hecho el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anuncia que en Giles hoy tendremos una máxima de 20° con cielo despejado hacia la tarde. Las mismas condiciones se repetirían durante el fin de semana, dejando atrás unas cuantas jornadas grises, lluviosas y con niebla.

Nuestra zona fue afectada por un fenómeno que se conoce como “vaguada”. Es un gran sistema de baja presión en los niveles medios de la atmósfera, que hay en el Océano Pacífico al centro de Chile, en 5.000 metros de altura. Física y matemáticamente, delante de las vaguadas es donde se dan los ascensos de aire, que están asociados a la formación de nubosidad y mal tiempo.

Este fenómeno, sumado al bloqueo atmosférico que se dio durante abril, generó 13 eventos de lluvia en 18 días, una marca muy alta según el SMN. Aunque en nuestra ciudad no hay datos, ni mediciones oficiales, se estima que la lluvia acumulada de Mayo rondaría los 300 mm.

Sin dudas, el Municipio tendrá arduo trabajo una vez que el clima se estabilice. Una gran cantidad de los nuevos asfaltos ya evidencian baches de importancia (calles Manchi, Belgrano, Alsina, Mitre), varias cuadras que tenían el mejorado fueron protagonistas de hundimientos, el sistema de zanjeo deberá ser revisado como así también el servicio de emergencia.

Las localidades son un párrafo aparte. Solís evidenció serios problemas en el camino de la RP. 193 y en varias zonas específicas, Villa Espil quedó bajo agua, Cucullú con inconvenientes en zonas específicas y Villa Ruiz sin posibilidad de ingreso/egreso cuando las precipitaciones fueron intensas.

Las buenas noticias para la actual gestión del Intendente Carlos Puglelli, tienen que ver con el correcto funcionamiento de la reciente obra de desagües pluviales (mejoró la situación del Barrio Gracias a Dios y el Esfuerzo) y el control del arroyo Giles tras la canalización. La balanza deberá ser equilibrada.

Comentarios facebook