Un pequeño gilense “rompe las redes” en Vélez

1190
Lautaro saliendo en vivo en un partido del Sudamericano.

Lautaro Argañaraz (13) comenzó a jugar a los cuatro años, en el potrero como todo chico. “Nosotros hace cinco años vivíamos en Guernica, en zona sur, entonces lo vieron jugar y lo llamaron del club Defensores de Glew, allá estuvo varios años becado” cuenta Alejandra, la mamá del por entonces pequeño arquero.

Cuando “Lauty” tenía ocho años, su familia dejó la gran ciudad para vivir en Villa Espil. Ni bien llegaron, sus papás lo ficharon en el Frontón, aunque al verlo jugar también Apolo lo convocó para disputar otra liga. En Giles se hizo nuevos amigos pero también cambió el “chip”, pasó de evitar goles a hacerlos. Argañaraz se transformó en delantero.

Hace dos años el pequeño “9” volvió a la ciudad de las oportunidades aunque ahora solo para vestir la camiseta de Vélez Sarsfield, un cazador de talentos lo vio en Frontón y le ofreció una oportunidad. El club campeón del mundo se comprometió a realizar tres pruebas, pero a Lautaro le alcanzó con un par de minutos. La capacidad del gilense conmovió a los técnicos del “Fortín”.

“En primera instancia quedó fichado en la Liga Metropolitana, al poco tiempo lo inscribieron en la Liga de AFA” cuenta con orgullo su mamá. En enero fue con el equipo federado a un torneo en Ayacucho, lugar donde dio su primera vuelta olímpica. Además el campeonato sirvió para que el “Pibe” muestre aún más sus condiciones.

Este año en 9na. categoría “Lauty” viajó a Córdoba, donde también logró el campeonato y la clasificación a un torneo avalado por la Conmebol en Paraguay con distintos equipos de toda Sudamérica. El sueño empezó a cruzar fronteras.

El “Fortín” con Argañaraz en cancha terminó tercero, aunque en su casa el logro se celebró como un campeonato más. “La verdad que es una experiencia hermosa, había equipos como la Universidad de Chile, Internacional de Brasil, equipos muy grandes de América. Los chicos concentraban como si fueran un equipo de primera división y entrenaban doble turno” cuenta su papá a Infociudad.

Actualmente con la 11 en la espalda, el pequeño hace goles con tintes profesionales, como en la Play con sus amigos o en los baldíos de su localidad. Como tantos otros “pibes” de Giles, Lautaro persigue el sueño de jugar en primera pero no se olvida de divertirse. Mientras, el “Rompe redes” de Villa Espil escribe su propia historia.


Lautaro se encuentra primero de izquierda a derecha en la fila de arriba.
Comentarios facebook