De San Juan a Buenos Aires por el agua de todos

Los ciclistas llegando a nuestra ciudad.

Por Sofia Stupiello


¿Puede alguien imaginar la cantidad de rutas que hay que recorrer para llegar desde San Juan hasta acá? El lunes por la tarde  la plaza San Martin fue testigo de la llegada de los once ciclistas de la Asamblea Jáchal No Se Toca. En el camión que los acompañaba se leía bien claro: 1.300 kilómetros en defensa de los glaciares.

Desde el 19 de febrero pedalearon desde  Jachal, San Juan, con un único objetivo: llegar a la casa Rosada para pedirle al Presidente Mauricio Macri que  no se modifique la Ley de Glaciares, hito fundamental  en la protección de nuestros recursos hídricos y la defensa del ecosistema de la cordillera de los Andes, que ahora se ven amenazados por el avance de la megamineria.

Al acercarse al cruce de Ruta 7 y 41 los esperaron varios ciclistas locales y el grupo Paseos Rurales Chucaro y Cía, quienes los acompañaron y guiaron hasta el centro de nuestra ciudad. Entre aplausos, abrazos y agradecimientos los vecinos presentes y organizaciones ambientales locales (Red Federal de Docentes por la Vida y Ambiente Saludable) les dieron la bienvenida. En el centro de la plaza explicaron la importancia de defender y exigir la aplicación de la Ley de Glaciares.

“Hay una ley que ha sido sancionada por unanimidad, que además de ser escondida, no fue cumplida. Es una ley que molesta porque está impidiendo el negocio de algunos picaros. Ahora la quieren modificar a pedido de los picaros, el tema es que cuando ellos hacen negocios no les importan los daños colaterales, en este caso, somos nosotros. Si modifican esta ley nos va a seguir impactando, porque los glaciares de la cordillera son de todos, no son de los sanjuaninos, mendocinos, los que están al lado de la cordillera. El agua que derrite de los glaciares riega todo el territorio nacional argentino cuando viaja del oeste hacia el este”, expresó el asambleísta Domingo Jofré.

El cumplimiento pleno de esta ley impide el establecimiento de los emprendimientos megamineros y el uso indiscriminado de recursos hídricos para los millones de litros diarios que necesitan para realizar sus tareas extractivas. Sin embargo, desde su aprobación ha sido constantemente obstaculizada. Por ejemplo, luego de los tres derrames de cianuro de la mina Veladero –operada por la Barrick Gold- que contaminaron 5 ríos, ésta sigue sin clausurarse a pesar de no cumplir la ley.

Luego de enterarse que funcionarios de la actual gestión manifestaron su intención de modificar negativamente esta ley para reducir las áreas protegidas y favorecer a las grandes trasnacionales mineras, tomaron una gran decisión. “La desesperación que nos dio cuando nos enteramos nos hizo subirnos a la bicicleta porque no teníamos otra cosa en que venir a decirles pueblo por pueblo que no podemos permitir que  nos eliminen los glaciares por la ambición de la megaminería”, afirma Jofré.

En la actualidad existen más de 40 proyectos mineros de gran escala que podrían llevarse a cabo si se logra esta modificación a medida. Los asambleístas explicaron que esto generará graves e irreversibles impactos ambientales sobre nuestras principales cuencas hídricas y daños irreparables en la vida de los pueblos.

Saúl Ceballos, asambleísta jachaliense, explica que su pueblo fue reconocido a nivel mundial en 2015 por el impacto del derrame de cianuro que provocó la mina Veladero. “Ha sido el desastre ambiental más importante de la historia de la minería de nuestro país”, confirma. “Necesitamos que sea reconocido nuestro derecho a tener agua pura y disponible para regar nuestros cultivos y consumir, eso no se está teniendo en cuenta”, sostiene.

Al consultarles sobre los funcionarios de la provincia de San Juan, los asambleístas aseguraron que “lo único que hacen es pagar pautas publicitaria para que no se hable del tema, también lo hacen en los medios nacionales”.  Recuerdan que cuando estaban conmemorando un año del primer derrame, el gobernador Sergio Uñac “andaba en Canadá ofreciendo más áreas megamineras sabiendo que se había producido otro derrame más.” A la vuelta de ese viaje “dio una conferencia de prensa y dijo que estaba cansado de la Barrick, que iba a ser implacable. Unos meses después vino otro derrame y hoy la empresa está trabajando normalmente con una impunidad total”.

En noviembre del año pasado Mauricio Macri se reunió con empresarios megamineros y se comprometió a modificar la Ley de Glaciares para favorecerlos. “Queremos que nos reciba como a ellos, no queremos que solo escuche a los poderosos, sino a los pueblos que vamos a ser los primeros afectados”, declara Saúl. Para su llegada a Buenos Aires se organizó una jornada en el Congreso. Muchas organizaciones sociales convocaron a su recibimiento y figuras destacadas de la música y la cultura como el cantante Axel, Julieta Diaz, Juan Palomino, Katja  Aleman, Adolfo Perez Esquivel, Nora Cortiñas, Georgina Barbarrosa, entre otros, se sumaron a decir “no a la modificación de la ley de glaciares, porque el agua vale más que el oro”.

A pesar que el panorama sea cada vez más preocupante, ellos están llenos de esperanza: “Nos recibieron en todos los lugares por los que pasamos. Se encargaron, igual que acá, de esperarnos en la puerta de cada ciudad, traernos hasta el corazón del pueblo, darnos agua, comida, hospedaje y despedirnos al otro día a la salida del pueblo. Eso es impagable, y es lo mejor que nos puede estar pasando, porque sabemos que hay una nueva conciencia, que entre otras cosas, va a impedir que se modifique la Ley de Glaciares porque es de todos”.

Comentarios facebook