Bendito premio

294
Salmi agradeciendo el premio.

Por Felipe Sosa


Luciano “Chano” Salmi, productor televisivo oriundo de nuestra ciudad, fue premiado en los Premios Tato. Desde hace 11 años trabaja en Canal 9, más precisamente en el programa Bendita, conducido por Beto Casella. En Feria Americana contó toda su historia, la noche soñada en la entrega de premios y su encuentro con Marcelo Tinelli.

¿Quién no soñó alguna vez ser reconocido por su trabajo? Y más aún, ¿quién no fantaseó con que ese reconocimiento venga de los pares de profesión? Luciano Gastón Salmi, joven de nuestra localidad, quizás cuando comenzó su carrera en la producción televisiva nunca imaginó que un 13 de diciembre de 2017 iba a ser galardonado en los Premios Tato, en la categoría Edición en No Ficción, por su labor en el programa Bendita, conducido por Beto Casella y que se emite por Canal 9 hace ya 11 años.

Sus comienzos en Canal 9

Durante una charla con el staff de Feria Americana, “Chano”, como lo conocen popularmente, hizo un repaso de sus primeros años en la pantalla grande. “Arranqué en el año 2006 en Canal 9, ya que estaba el Mundial de Alemania en esa época. Yo estaba en el tercer año de DeporTEA, justo en ese momento estaba haciendo televisión y pidieron desde el canal pasantes, nos entrevistaron, y me pidieron que me quede para hacer todo el papelerío; fue todo muy rápido, organizaron una producción a parte de la que ya tenían para cubrir eso solamente”, recordó el periodista deportivo.

Cuando uno arranca como pasante tiene ciertas dudas, no sabe cómo le puede llegar a ir ni si le gustará el día a día. Lo que sí sabía Chano era que en esos dos meses que duraba la experiencia tenía que esforzarme al máximo para poder quedarse a trabajar en uno de los canales históricos de la TV argentina. “El primer mes no entendía nada, por más que DeporTEA sea un excelente lugar para aprender, me faltaba ese día a día que se aprende con el oficio…por suerte, con muchas ganas lo pude lograr”, dijo en FM Vall.

Una vez finalizado el Mundial y cuando faltaban sólo 15 días para que finalizara el contrato, Salmi tuvo lo que quizás fue ese golpe de suerte que siempre se necesita: lo convocaron a que participe de la producción de un programa que en ese momento conducía Viviana Canosa, en el cual logró forjar una buena relación con el productor ejecutivo, que casualmente era el marido de la conductora. “Luego de esas dos semanas se me vencieron las pasantías y me llamaron para decirme que iba a quedar efectivo, ¡no lo podía creer!”, expresó. “En el 2007 ya me instale en Canal 9, comencé a conocer a muchas más personas de producción; por ahí si faltaba gente en otra producción iba porque le decía a todo que sí, aunque sigo siendo así, no cambié”, recuerda el gilense que también formó parte de la producción de un clásico como “Carozo y Narizota”, programa que lo llevó nada más y nada menos que a los Premios Martín Fierro.

La producción de un programa televisivo es fundamental para que el producto final se bueno. En un principio, Chano realizaba los PNT (Publicidad No Tradicional) comerciales, los cuales “tenía que implementarlos en el vivo y que salgan bien principalmente. Actúa el conductor, tiene que hablar el locutor, tiene que estar bien enfocado el producto. Beto Casella por ejemplo maneja muy bien a los PNT, los cuida mucho”, sostuvo.

Bendita, su lugar, y Beto Casella, su maestro

Bendita es sin dudas el programa que lo marcó y lo marcará para siempre a Chano. Sus comienzos “logueando”, en el que transcribía la tele, lo pasaba a papel, después a guion y, por último, a edición, donde se va armando hasta que llega a producción, que es donde se hace todo el trabajo. Y actualmente, arrancando todos los días desde temprano: “como todo equipo, tenemos las tareas divididas: hay tres o cuatro personas que se encargan de las noticias a la mañana temprano. A las 13:30 Hs. tenemos una reunión con la mayoría del equipo; son equipos de 20 o 25 personas más o menos”, contó el hincha riverplatense, al tiempo que agregó que “particularmente arranco a las dos de la tarde, a veces voy a la reunión, otras no. Leo la rutina y con eso me informo; yo coordino edición, por lo tanto necesito entender absolutamente toda la rutina”.

La edición es lo que más le gusta hacer a Chano. “Tiene eso de trabajo bien en equipo y eso es lo que más me gusta a mí. En cambio, en el aire no podes fallar, tenés que estar muy concentrado y llegar con una buena energía porque no podes trasladar tus problemas al aire. Nadie te va a decir nada si fallas, porque puede pasar, pero detrás hay un laburo de 25 personas, por lo tanto tiene que salir muy bien”, contó.

Beto Casella, el conductor, es el estandarte del ciclo. El joven gilense aseguró que “él es como un productor general del programa. Las cosas que vos ves que son segmentos diferentes a los informes clásicos de Bendita son cosas que se quiere dar el gusto él de hacerlas, las actuaciones, tener al hijo que es músico, etc.”. Para Luciano, la presencia de Beto en la conducción es importantísima por el humor ácido y la impronta que tiene, pero durante los veranos el programa continúa aún sin su máxima figura y le sigue yendo muy bien. Cuenta que es durante las vacaciones cuando Casella busca, prueba y elige a los panelistas que lo acompañarán durante todo el año. “Ese es el momento para incursionar”, dijo.

El programa tiene un sello propio que lo distingue del resto y lo hace muy atractivo y divertido a la vez. Se trata de usar videítos o frases de la televisión en el medio de un informe en momentos oportunos. “A eso lo llamamos ´alquilados´, se va dando. Lo hacemos cuatro personas distintas, por eso a veces ves que los alquilados se repiten, es porque estamos en islas de edición distintas; me quemo la cabeza tratando de saber qué alquilado usó el otro, pero es muy difícil darse cuenta”, expresó Chano.

Las personas detrás de los famosos

Mucha gente tiene la fantasía de que los famosos son personas diferentes a uno. Salmi se empeña en decir que no es así, que “son personas comunes, se comunican como nos comunicamos nosotros. Cuando se prende la cámara arranca el show y ellos tienen que entretener, por lo tanto tienen que cambiar su estilo sino es como todo muy apagado”. Uno de los casos emblemáticos por cómo es frente a cámara es el del periodista deportivo Horacio Pagani, a quien Chano definió como “un cascarrabias, defiende una idea a capa y espada, a muchos no les gusta y a otros los hace reír a carcajadas” cuando está al aire, pero “detrás de cámara es un personaje mucho más tranquilo”.

La noche del 13 de diciembre será una fecha muy recordada por el joven productor de nuestra localidad. Por un lado, como se mencionó anteriormente, por el premio Tato obtenido. Es un premio que entrega anualmente la Cámara Argentina de Productoras Independientes de Televisión (CAPIT) y que lleva el nombre en honor a Tato Bores, humorista y actor argentino, referente de la excelencia televisiva.​ Los finalistas, como fue en este caso la producción en la que participa Chano, son seleccionados por un jurado compuesto por 843 profesionales de la actividad televisiva, lo que le da un valor mucho más grande aún. También recordará esa noche porque logró saludar y cruzar algunas palabras con un histórico de la TV argentina como es Marcelo Tinelli. “Le deseé felicidades para este fin de año y me felicitó por el premio, la verdad que es muy atento”, dijo sobre el encuentro.

Quién sabe si quizás en algún momento de su adolescencia Tinelli no soñó con ser reconocido por su trabajo y por sus colegas. Seguramente sí, como también lo habrá hecho Chano. Los sueños, dicen, están para cumplirlos y vaya si lo está logrando.

Comentarios facebook