La industria de la buena alimentación

1170
Parte del staff en el nuevo sector.
GilesOnline3
GilesIOnline1
GilesOnline2

Hace una década una vecina gilense inició un proyecto con intenciones solidarias. Ayudar al otro fue la motivación y la apertura de un camino lleno de satisfacciones para los años posteriores. La historia de Pachamama en Giles es el claro ejemplo que con amor y esfuerzo todo es posible, hasta cambiar hábitos y costumbres para elegir vivir mejor.

Marcela Stopiello inició el proyecto con el apoyo de su familia y un solo objetivo: ayudar.  “Yo era técnica en hemodiálisis y por ahí pensaba en cómo ayudar a los pacientes a que consumieran el calcio necesario entonces comencé a hacer unos panes que lo incluían” relata la titular de Pachamama sobre sus comienzos.

Los panes se transformaron en productos de dietética y viandas de elaboración propia, una invitación a mejorar la calidad de vida, acercando a nuestra ciudad la posibilidad de alimentos saludables y nutritivos: diferentes. Luego, a pedido de los clientes, el proyecto fue creciendo con la incorporación de pastas, panificados, hamburguesas, milanesas y muchas otras variedades siguiendo la misma línea del inicio.

“Nuestro inicio surge por una búsqueda personal para que quienes tuvieran restricciones alimenticias pudieran igualmente disfrutar de los alimentos, incorporando sabores ricos, que ellos realmente deseen, que sean acordes a sus necesidades y gustos y que a la vez sigan siendo saludables para todos. Que a pesar de sus necesidades alimenticias, el momento de comer sea placentero y realmente sano” destaca Marcela al describir cuales fueron los principales ejes que se propuso al momento de crear una nueva opción para sus vecinos.

Pachamama fue creciendo de la mano de los alimentos saludables, con responsabilidad, calidad y  creatividad se instaló como marca en una comunidad que necesitaba opciones reales, es decir, posibilidades adaptadas a las diversas necesidades. Si bien el avance fue importante, Pachamama no se relajó. Desde hace tres años el local comercial pasó a ser una verdadera industria alimenticia.

En el casco urbano de nuestra ciudad (calle Rawson 666) Pachamama encontró el lugar para fortalecer sus raíces. El nuevo local facilitó la expansión y los reconocimientos no tardaron en llegar. Este año la empresa recibió la aprobación tras una  inspección del Ministerio de Salud, señalándola como un establecimiento “modelo”, habilitando la planta “con gluten” y  “libre de gluten” para  venta a nivel nacional, tras haber aprobado los Análisis Libres de Gluten del Laboratorio Central de Salud Pública, otorgándoles así el Sello Oficial “Sin T.A.C.C”.

En la actualidad Pachamama ofrece una gran variedad de alimentos elaborados saludables, nutritivos, ricos y de alta calidad con sabores exclusivos. Estos adaptados a las restricciones y objetivos alimenticios, integrales sin contenido de harinas refinadas; sin azúcar y ricos en fibras (diabetes); libres de gluten; con bajo contenido de sodio (hipertensión) hipocalóricas para la pérdida de peso y altas en proteínas para deportistas; etc. Además la firma cuenta con una gran cantidad de alimentos sin ingredientes de origen animal (dietas veganas y vegetariana)

Detrás de la industria un gran equipo 

Recorriendo las instalaciones de Pachamama, su dueña y directora Marcela Stopiello llama al staff como “la gran familia” a quienes les atribuye roles importantes para el buen funcionamiento de la empresa. De hecho el crecimiento exponencial le permitió incorporar más de 10 empleados a su actual equipo de trabajo.

La atención del local está a cargo de Antonella Saldivia y Melina Monsalvo, esta última es la nutricionista profesional que asesora a los clientes y elabora la Información nutricional de los productos y viandas. Mientras que Luisina Colombo está a cargo de la coordinación y administración del comercio; su hermano Agustín se dedica a la gestión y comunicación de la empresa.

Emanuel Aquino es el chef, e Idalina Zapata su asistente. Por su parte Ramona Zapata está a cargo del fraccionado y envasado, además es la responsable de P.O.E.S (Procedimientos Operativos Estandarizados de Sanitización).

La Ingeniera  en alimentos Jimena Mazieres es la Directora Técnica del lugar y el Ingeniero Alberto Testa desempeña tareas como responsable de Seguridad e Higiene. La Licenciada en Alimentos Florencia Peluffo es otra de las piezas claves ella está a cargo de las tareas de producción, haciendo cumplir las condiciones y pautas de calidad, organizando, planificando y haciendo  hincapié en la mejora continua.

De alcance nacional 

Pachamama persiguiendo su objetivo de crecimiento constante fue por más. No solo se instaló en el mercado local sino que acompañó con acciones concretas la profesionalización de sus actividades consiguiendo la aprobación nacional para comercializar sus productos. Apoyándose en el Código Alimentario Argentino (CAA) y sus reglas realizó los trámites correspondientes para conseguir la habilitación de sus dos plantas y la posibilidad de incluir el sello “Sin T.A.C.C.” a una gran cantidad de envasados.

A nivel regional Pachamama es la única empresa que ha logrado semejante certificación, situación que la pone en un lugar de privilegio. Desde Giles al país la firma ofrece productos de primera calidad para competir directamente con las grandes marcas.

“Nuestro próximo objetivo es llegar a todo el país, como nos han habilitado. Hay muchos controles y cuidados obligatorios para trabajar con productos Libres de Gluten, lo cual creo está perfecto y es necesario, ya que para una persona intolerante al Gluten realmente es perjudicial el alimento sea contaminado aunque sea en una pequeñísima proporción” cerró Marcela en diálogo con Infociudad.

 

 

Comentarios facebook
COMPARTIR