Potencia dormida

0
393
Uno de los sitios de la localidad de Azcuenaga.

San Andrés de Giles también es noticia por cosas positivas. Luego del caso de la narco avioneta que concentró la atención de todos, los grandes medios volvieron a poner los ojos en nuestro lugar. Pero esta vez para resaltar una de las tantas virtudes que poseemos: Azcuénaga, un pueblo rural con vida propia.

“Un pueblo llamado Azcuénaga, la escapada de fin de semana ideal” tituló La Nación en su edición del 23 de julio, la periodista Silvina Beccar Varela le puso el puño a una historia que tiene como fin dar a conocer el lugar que descansa a unos 108 Kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. La nota saca a relucir el costado turístico del pueblo haciendo una recorrida temporal que concluye en la veta gastronómica.

¿Hasta que punto Giles utiliza sus recursos turísticos? ¿Existió una política que lo acompaña? Una vez en off de record, tras visitar Feria Americana – el programa radial de Infociudad -, un entendido en turismo nos dijo: “¿Vieron la estación de tren de Carlos Keen? Bueno, es igual a la de Azcuénaga. El reflejo de cómo está una y como está la otra es la importancia política que se le da al turismo”. El ejemplo es representativo. Azcuénaga es marca por el incansable trabajo de los vecinos que se ocuparon de llevarlo al lugar en el que hoy está, el gobierno local ayudó poco. Y la prueba está a la vista de todos.

La estación está ocupada desde hace años, como la de Cucullú y otras más. En Vagues (Areco) la situación fue similar hasta que el municipio buscó una alternativa para la familia que allí estaba y convirtió el lugar en un museo del Ferrocarril. El galpón es otro caso particular, una tormenta lo dejó en la ruina y así se mantiene. Vecinos insisten en que es “peligroso”, las tejas se desprenden mientras las paredes que están en pie ya miran el suelo de reojo.

La señalética no ayuda, en la oficina de la Plaza San Martín te mencionan a Areco como un posible destino, la información web para los futuros visitantes no abunda y la que está es poco atractiva. Giles es el partido con más localidades y parajes de la región, pero el “boom rural” explota en lugares aledaños. Los recursos destinados del municipio al turismo fueron ínfimos, cuando el apoyo no está en el presupuesto la política habla. Por más esfuerzo de los funcionarios y encargados de las áreas, esta herramienta necesita inversión.

La industria del turismo en Giles no se desarrolló. Uno de los últimos datos publicados dice que en el último feriado de carnaval ingresaron a nuestra ciudad 850 mil pesos. Cifra más que importante en épocas donde el consumo está parado. Ese mismo fin de semana Areco registró ingresos 16 veces mayores. Claramente las características de un pueblo con el otro no son comparables, pero tampoco lo son las voluntades políticas. Para que el turismo sea opción no alcanza con el gran esfuerzo de los privados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*