Amores perros

0
177
Una de las "cuchas" realizada por la joven.

Por Sofía Stupiello


 

Josefina Reinoso, joven estudiante de nuestra ciudad, ama a los animales e ideó una novedosa manera de ayudar a los perros en situación de calle. Junto a demás amigas y proteccionistas comenzó un proyecto para aliviar el frío que padecen los perros sin hogar.

La joven cuenta que la idea surgió de tanto viajar en colectivo, al bajarse en la terminal de Luján vio unas originales cuchas hechas de cartón reciclado. “Enseguida me acordé de la cantidad de perros que andan en Giles y pensé: ¿por qué no hacerlo en mi ciudad?”, relata. Así nacieron las cuchas solidarias.

Pronto puso sus manos a la obra y publicó su idea en las redes. “Muchas personas quisieron colaborar”, comenta entusiasmada. El paso siguiente fue recaudar fondos para concretar las cuchas que llevarían tanta esperanza a los amigos callejeros. Organizó una rifa y fueron muchas las personas que la ayudaron. Josefina confiesa que no esperaba tanta repercusión.

Además de quienes compraron un número, muchos acercaron donaciones de cajas, telas y ropa vieja para confeccionar las cálidas cuchas. Fueron tan buenos los resultados de la convocatoria que también usarán esos fondos para armar un botiquín solidario para curar y atender a los perros callejeros que lo necesiten.

Luego de publicar su idea se conformó un grupo de 9 personas dispuestas a acompañarla en el armado de las cuchas. “Forramos las cajas con bolsas de residuos para que no se humedezcan con la lluvia, adentro le colocamos telas”, comenta sobre el proceso. También afirma que dejarán en cada casita agua y alimento.

Anticipa que el proyecto debe continuar para poder reemplazar en un futuro las cuchas que se deterioren por las condiciones climáticas. Además hace hincapié en la necesidad de difusión. “La gente tiene que saber lo que significan esas cuchas para que las cuiden, que sepan que es por una buena causa y no le peguen una patada pensando que es una simple caja”, sostiene.

Actualmente están organizando la ubicación de cada cucha. Josefina explica que serán distribuidas en los lugares donde se concentran más perros. “Pensamos en la terminal, en la zona del parque o por el hospital”. Ya cuentan con un stock de cuchas construidas, y por ahora, lo único que necesitan es “el amor de la gente para que no las rompan”, afirma.

Respecto a la problemática local de los perros en situación de calle, Josefina reflexiona: “la idea es que no haya ningún perro en la calle, por suerte en Giles no se ven tantos perros flacos y maltratados, pero hay que seguir fomentando la castración para que no haya ninguno sufriendo en la calle”.

En nuestra ciudad son varios los grupos de vecinos que se organizan para ayudar a los animales. La sociedad protectora continua desbordada y las castraciones mensuales del municipio no alcanzan para frenar y controlar esta problemática.

Josefina destaca la importancia de que los vecinos colaboren y hagan crecer esta semilla de solidaridad hacia los animales. “La idea es que la gente quiera seguirlo, estaría bueno que se sumen las escuelas para que los jóvenes puedan sumarse y seguir construyendo con amor”, concluye esperanzada.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*