Sorpresa y media

680
Rawson, una de las sorpresas del campeonato.
GilesOnline3
GilesIOnline1
GilesOnline2

La tercera rueda de la Liga Local de Clubes dejó a más de uno con la boca abierta. El deporte más elegido por los argentinos demostró que a pesar de los favoritismos previos sigue siendo “el arte de lo impensado”. Los cuatro partidos presentaron secuencias que no estaban en los papeles, siendo tal la paridad que tres se definieron desde los doce pasos.

Almafuerte con Rawson dieron inicio a la jornada sabatina. El albiceleste era el claro candidato a clasificar luego de una muy buena temporada regular que completó eliminando al último subcampeón: Los Teritos. Sin embargo el club barrial dio un fuerte golpe de escena. Mostrando un muy buen nivel se puso 3 a 0 arriba. Pocos entendían lo que estaba pasando. Almafuerte lo fue a buscar por obligación y estuvo a punto de ponerlo en tabla, logró ponerse a uno pero el tiempo no alcanzó. Fue 3 a 2 para Rawson que celebró como un campeonato llegar a la semifinal. Almafuerte se retiró con la espina de no haber hecho un buen partido y la impotencia que le generó la anulación de un gol válido.

En el segundo partido de la fecha Picapiedras, mejor clasificado de su zona, se midió con el que menos puntos sumó de los que están en carrera, Colegiales. El equipo dirigido por Gaynor se complicó desde el inicio. Las cosas no le salieron al favorito, encima su rival se agrandó. Luego empatar en un gol, los penales definieron el destino de los equipos. Desde los once metros “Toto” Mariño (C) se convirtió en héroe para darle a su humilde club una impensada semifinal. Picapiedras otra vez quedó a la vera del camino en las instancias definitorias.

La tercera emoción del día la protagonizaron Villa Manchi y Táchira. El duelo de “grandes” mostró mucha fricción y poco fútbol. El exceso de los primeros minutos a la hora de disputar las divididas dejó al “Rosa” con uno menos antes de los 10 primeros minutos. Gómez (T) vio la roja tras un fuerte golpe acompañado por un insulto al árbitro. A pesar de la diferencia numérica, la paridad futbolística no se alteró. Tras los 80 minutos y el empate en un gol, la definición fue por penales. Desde el punto de ejecución la igualdad persistió, ¡Patearon 12 penales! Hasta encontrar un triunfador. Finalmente Villa Manchi, el equipo de Daniel Maguicha, logró el pase.

El último partido fue el más entretenido. El Dorado, último campeón, se midió con un completo Victoria. El “Verde” sorprendió al empezar ganando, pero el Club de Caza y Pesca con toda su jerarquía lo dio vuelta. Cuando parecía que todo estaba definido, el defensor del título se quedó con uno menos. Victoria aprovechó la situación y llegó al empate. En los penales otra vez el máximo candidato de la temporada demostró que está con energías suficientes para alcanzar el “Tri”. El Dorado se impuso y ahora definirá con Villa Manchi el pase a la final.

Comentarios facebook