Buenas y malas para el campo

538

La buena

CRECE EL STOCK BOVINO Y HAY MÁS ESPERANZA EN LA GANADERÍA

1332_vacas

El stock ganadero bovino creció un 2,3% respecto del mismo período del año pasado y llegó a los 52.636.778 mil de animales al 31 de marzo de 2016, según un informe del Sistema Integrado de Gestión para la Sanidad Animal (SIGSA) perteneciente al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). De esta manera, es pasó a ser el nivel más alto desde 2010, cuando se relevó un total de 48 millones de animales.

La provincia de Buenos Aires es la que mayor cantidad de animales tiene, con un total de 17,9 millones de bovinos, en tanto que Córdoba y La Pampa completan el podio de los lugares que más ganadería poseen. El crecimiento en estas provincias fue entre 3 y 8%, comparado con el año anterior.

En el informe que se realiza anualmente desde 2008, el SIGSA destaca el crecimiento de la población bovina en San Luis y en Santiago del Estero, y las mejorías de Chaco y Entre Ríos. Por su parte, las provincias de Santa Fe y Corrientes han sufrido una caída del 2,52% y 1,31% respectivamente.

Otro dato importante que arrojó el informe es que la cantidad de terneros y terneras en el periodo mencionado (al 31 de marzo de 2016) también creció y hay registrados 14.107.537 de animales de ambas categorías, lo que es una suba interanual del 5,6%.

Con este crecimiento del stock bovino, sumado a las medidas que se tomaron una vez asumido el gobierno de Mauricio Macri, como la baja a cero de las retenciones a la exportación de carne, la eliminación de todas las trabas para exportar (Roes) y la unificación del tipo de cambio, la cadena cárnica está muy esperanzada en poder aumentar la producción y la calidad de la carne y ganarse así la confianza de los mercados internacionales nuevamente, teniendo en cuenta que el país perdió 10 millones de animales en los últimos años.

Otra de las buenas noticias es que en el segundo semestre se puede abrir el mercado norteamericano, lo que ven con muy buenos ojos ya que, según cuentan los especialistas, paga mejores precios que la Unión Europea.

 

La mala

BAJARON LAS RETENCIONES, PERO SUBIÓ EL GASOIL

gasoil

Las medidas que tomó el gobierno con respecto al campo apenas iniciado su mandato allá por diciembre de 2015, bajando en algunos casos (soja) y quitando totalmente en otros (maíz, trigo y girasol) las retenciones sobre las exportaciones de cereales y oleaginosas habían caído muy bien en el sector. Pero es mueca de sonrisa que les produjo esa decisión a los productores, se fue borrando paulatinamente con los aumentos en el precio del gasoil, que ya suma un 30% en lo que va del año.

De esta manera, se puede observar que con el aumento en el combustible el agro deberá desembolsar US$1778 millones para pagarlo, superando los US$1300 millones que recaudó con la baja del tributo. Así, el incremento del gasoil le ganó al beneficio de la baja de las retenciones.

El campo, que utiliza 4300 millones de litros de gasoil por año, levantó la voz al enterarse del nuevo aumento del 10% que comenzó el 1 de mayo. Los voceros fueron los presidentes de las confederaciones que nuclean la actividad agropecuaria. Egidio Mailland, presidente de Coninagro, dijo que “no cayó bien porque estamos en un momento muy complicado, con gran parte de la cosecha comprometida por los problemas climáticos”. Además, sembró dudas respecto a la competencia: “El costo del combustible afecta; vamos a empezar con los problemas de competitividad”. Por su parte, Dardo Chiesa, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), aseguró que “cada vez que hay aumentos en el gasoil son más los productores que se quedan más lejos de la posibilidad de llegar con sus productos a los puertos. Esto se va comiendo la ventaja de la quita de las retenciones”.

Actualmente, el gasoil representa casi el 28% de gastos de un contratista, ya que una máquina grande con un tractor consume durante la cosecha entre 500 y 800 litros diarios. Cabe aclarar que cada vez que aumenta el combustible, también lo hacen otros insumos como los repuestos y los fletes de los camiones para mover las máquinas.

La respuesta del gobierno no tardó en llegar ante la queja de las confederaciones del campo. El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, relativizó el impacto de la suba del gasoil y aseguró que, pese al aumento, “el campo sigue teniendo una ecuación de rentabilidad, lo que no quita que alguien pueda decir que algo de rentabilidad se le fue”.

 

 

Comentarios facebook